Reducir las emisiones contaminantes para salvar el planeta

Las emisiones de gases de efecto invernadero siguen en aumento acelerando, aún más, el calentamiento del planeta. Así lo advierte el último informe realizado por la ONU en el que estima necesario redoblar los esfuerzos mundiales en la lucha contra el cambio climático.

En 2015, y en el marco de la COP 21, se firmó el Acuerdo de París, un tratado internacional para hacer frente al cambio climático. Este acuerdo tenía como objetivo limitar el calentamiento global de nuestro planeta en 1,5 grados centígrados. Para lograrlo, los 195 países firmantes se comprometieron a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera con el fin de lograr la neutralidad de carbono.

Ahora, en 2021, el área de cambio climático de la ONU (UNCC) advierte que nos encontramos muy lejos de los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. Lo hace a través de un informe destinado a evaluar cómo progresa la acción climática antes de la COP 26, que tendrá lugar en Glasgow. En este informe se representan los objetivos marcados y su situación actual.

Redoblar esfuerzos para reducir las emisiones de CO2

Los científicos, encargados de elaborar esta evaluación, sostienen que si continuamos siguiendo los planes establecidos hasta el momento, las emisiones contaminantes seguirán aumentando hasta un 16% en 2030. Esto conlleva a que la temperatura global del planeta también aumente hasta casi los 3ºC a finales de siglo, muy lejos del compromiso fijado en 1,5ºC . Una situación preocupante y que pone en evidencia que los esfuerzos que se están realizando no son suficientes.

Una de las advertencias que lanzan desde ONU es que si no logramos cambiar nuestras acciones, las emisiones mundiales de dióxido de carbono, y con ellas la temperatura global, seguirá creciendo por encima de los límites de seguridad establecidos.

Reducir las emisiones CO2

“El aumento del 16% es un gran motivo de preocupación. Contrasta fuertemente con los llamamientos de la ciencia a una reducción rápida, sostenida y a gran escala de las emisiones para evitar las consecuencias climáticas más graves”, asegura Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de ONU Cambio Climático.

A lo largo de este informe, ONU establece que será necesario marcar nuevos objetivos que permitan reducir las emisiones de CO2 en un 45% en 2030 respecto al 2010 para revertir esta situación. Esto supone redoblar los esfuerzos que se vienen realizando con el fin  de frenar la crisis climática y evitar que la temperatura global del planeta siga aumentando.

Además, según el IPCC, para limitar el calentamiento a 2ºC, debemos reducir las emisiones en un 25% para 2030. Esto demuestra que en cualquier de los casos el objetivo está muy lejos de lograrse.

Por un planeta más sano

Los esfuerzos mundiales deben ser mucho más ambiciosos si queremos frenar, de una vez por todas, la crisis climática y sus devastadores efectos para el planeta. En este contexto, la COP 26 se plantea como una oportunidad para lograr que los países aúnan esfuerzos para la puesta en marcha de medidas mucho más drásticas que nos ayuden a construir un planeta más sostenible y menos contaminantes.

Desde Fundación Aquae somos conscientes de esta preocupante situación y trabajamos para contribuir a frenar el cambio climático y restablecer el equilibrio ambiental.

Entre las iniciativas que llevamos a cabo buscamos impulsar la educación y la investigación en torno a cuestiones medioambientales como, por ejemplo, la contaminación, la gestión sostenible del agua o el desarrollo sostenible del planeta. Pero también llevamos a cabo proyectos como Sembrando Oxígeno con el compensamos CO2 a la atmósfera mediante la plantación de árboles por la geografía española con el fin de mejorar la calidad del aire que respiramos.

Plantar árboles es luchar contra el cambio climático. También es un forma de recuperar masa forestal en aquellas zonas que así lo requieren contribuyendo, a su vez, al cuidado y conservación de los ecosistemas que en ellas habitan. Mediante la acción de reforestar colaboramos a hacer frente a problemas como la desertización y la pérdida de la biodiversidad.

En 2015, arrancaba este proyecto como respuesta a un devastador incendio en la localidad alicantina de Pego. Allí, junto a Hidraqua, plantamos 5.000 nuevos árboles de especies autóctonas y resilientes con los que logramos recuperar 80.000 metros de superficie forestal.

Reforestación en Alicante

Sembrando Oxígeno llega a Pego (Alicante) para recuperar 80.000 metros de superficie forestal.

Desde entonces, con Sembrando Oxígeno hemos plantado más de 12.000 árboles tiñendo de verde diferentes localidades de nuestra geografía. Todo ello lo hemos hecho gracias a a Aquona, en Valladolid y Zamora; a Emasagra, en Granada; a Aguas de Avilés, en Avilés; a Hidrogea, en Cartagena y a Hidralia, en Manilva (Málaga).

De esta forma, y con el fin de restaurar nuestros ecosistemas en el Día Mundial del Medio Ambiente nos sumábamos a la puesta en marcha del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030). Una llamada a la acción para regenerar la naturaleza antes de que sea demasiado tarde.

Fundación Aquae continúa trabajando con la vista puesta en la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Porque avanzar hacia un planeta más sostenible requiere de un aire limpio, un agua no contaminada y unos ecosistemas sanos.

¿Eres consciente de los devastadores efectos que tiene el calentamiento global? Demuéstralo en este quiz.