Fundación Aquae > Pluriempleo

Pluriempleo

En la época en que todos los televisores del pueblo eran aún en blanco y negro, el cura dedicaba sus ratos libres a repararlos. Cuando alguno se averiaba lo avisaban y él acudía a domicilio. Lo colocaba sobre una mesa, abría la tapa trasera, inspeccionaba cada pieza, escogía de dentro de su maletín una lámpara o un transistor y procedía a su sustitución, siempre con éxito. Cobraba solo el precio del material más “la voluntad”, que había que ir a depositar en el cepillo de la iglesia.

Joaquín Valls Arnau