La pérdida de biodiversidad: un coste de 140 billones

La pérdida de biodiversidad a nivel mundial posee un enorme impacto en la economía, con costes de entre 125 y 140 billones de dólares, según la guía ‘Biodiversidad en riesgo’. Estas cifras equivalen a más de 1,5 veces el PIB mundial.

“Biodiversidad en riesgo: preservar el mundo natural para nuestro futuro”, guía realizada por la AXA Research Fund, es una colección de entrevistas, artículos e investigaciones que analizan el estado crítico de la biodiversidad, y las interdependencias entre la naturaleza, la crisis climática, la economía y la seguridad. Se sustenta en datos científicos y de expertos en biodiversidad y cambio climático.

¿Qué es la biodiversidad?

La biodiversidad es la variedad biológica y la variabilidad de la vida en la Tierra. Es típicamente una medida de variación a nivel genético, de especies y de ecosistema. La biodiversidad terrestre suele ser mayor cerca del ecuador, que es el resultado del clima cálido y la alta productividad primaria. La biodiversidad no está distribuida de manera uniforme en la Tierra y es más rica en los trópicos.

Estos ecosistemas de bosques tropicales cubren menos del 10 por ciento de la superficie terrestre y contienen alrededor del 90 por ciento de las especies del mundo. La biodiversidad marina suele ser mayor a lo largo de las costas del Pacífico occidental- Allí, la temperatura de la superficie del mar es más alta. Hay gradientes latitudinales en la diversidad de especies. En general, la biodiversidad tiende a agruparse en puntos críticos. Ha ido aumentando con el tiempo, pero es probable que disminuya en el futuro como resultado principal de la deforestación.

La perdida de biodiversidad

Los cambios ambientales rápidos suelen causar extinciones masivas. Se estima que más del 99,9 por ciento de todas las especies que alguna vez vivieron en la Tierra están extintas. Eso son más de cinco mil millones de especies. Las estimaciones sobre el número de especies actuales de la Tierra oscilan entre 10 y 14 millones. De estos se han documentado alrededor de 1,2 millones y más del 86 por ciento aún no se han descrito. Más recientemente, en mayo de 2016, los científicos informaron que se estima que hay 1 billón de especies en la Tierra actualmente. Lo curioso es que solo una milésima parte del uno por ciento ha sido descrita.

La cantidad total de pares de bases de ADN relacionados en la Tierra se estima en 5.0 x 1037 y pesa 50 mil millones de toneladas. En comparación, se ha estimado que la masa total de la biosfera es de hasta 4 TtC (billones de toneladas de carbono). En julio de 2016, los científicos informaron haber identificado un conjunto de 355 genes del Último Ancestro Común Universal (LUCA) de todos los organismos que viven en la Tierra.

La pérdida de biodiversidad: un coste de 140 billones

La guía de AXA Research Fund

A partir de esta guía de AXA Research Fund, se pone de relieve la gravedad de la pérdida de biodiversidad, con un millón de especies de animales, plantas e insectos en riesgo de extinción, según recoge el informe IPES del año 2019. AXA Research Fund también subraya su relación con el cambio climático. Destaca la urgencia de abordar este problema global de consecuencias socioeconómicas y geopolíticas de gran alcance.

La biodiversidad proporciona un capital natural que alimenta el crecimiento económico. Además de lo grave de la pérdida de especies y del deterioro de los ecosistemas, la pérdida de la biodiversidad socava la sostenibilidad del modelo económico. Algo que cuestiona las medidas tradicionales de riqueza y desarrollo.

La disminución de la biodiversidad provocará un alto coste para nuestras economías. Por ejemplo, a través de la pérdida de hábitat y la contaminación. Además, el aumento de plagas y otras especies invasoras afectarán a sectores como la agricultura, la pesca y la silvicultura. Pero también tendrá consecuencias en el desarrollo inmobiliario, el turismo y la salud pública. Según AXA Research Fund, el mayor riesgo serán las poblaciones de bajos ingresos. Estas dependen más ampliamente de los recursos naturales para sus ingresos y medios de vida.

Medir el valor económico de la biodiversidad y las pérdidas que conlleva puede suponer un argumento más sobre la importancia de que las personas, empresas, gobiernos e instituciones tomen medidas hacia su conservación y restauración.