fbpx
Fundación Aquae > Sin embargo, se mueve

Sin embargo, se mueve

El hombre temeroso que ha claudicado por segunda vez ante el Santo Oficio y ha firmado la confesión en la que reconoce que la Tierra está fija y es el Sol el que se mueve alrededor; el hombre que se ha quedado ciego de tanto mirar las manchas solares; el hombre condenado de por vida al arresto domiciliario por sus ideas heterodoxas; el hombre que entretiene sus últimos días tocando el laúd, repite, incansable, como un mantra redentor, como una letanía que acaso lo salva de sus miedos: eppur si muove, eppur si muove

1
Hola, ¿te podemos ayudar con algo?
Powered by
1
Hola, ¿te podemos ayudar con algo?
Powered by