fbpx
Fundación Aquae > Las lágrimas de Naima

Las lágrimas de Naima

Naima es pequeña, aún no entiende muchas cosas. Ha visto tantos horrores que su padre valientemente logró disimular inventando historias que no eran realmente así. Como cuando dijo que aquellos niños dormían tirados en una calle de Alepo, o cuando le contó que su mamá debía quedarse en la fábrica cosiendo mientras ellos subían a las lanchas en aquella oscura playa de Latakia.
Meses más tarde en Neubrandenburg una maestra pregunta por qué son saladas las lágrimas, Naima se levanta del pupitre y contesta:
-Maestra Leena es el agua que tragamos en la playa Assos, aún recuerdo su sabor salado.

1
Hola, ¿te podemos ayudar con algo?
Powered by
1
Hola, ¿te podemos ayudar con algo?
Powered by