fbpx
Fundación Aquae > Daño colateral

Daño colateral

El avance tecnológico resta mérito al hombre. En la Inglaterra del siglo XIX, por ejemplo, la máquina descartó a miles de obreros. Yo no escapé a tales contratiempos. Desde que proliferaron los bancos de sangre, mi existencia se ha vaciado de sentido. La noche se ha vuelto vana, ociosa. Jamás debí declinar la adrenalina de la caza. Un noble no debiera capitular frente al sedentarismo. Nada valen las justificaciones: malogré mis salvajes y atléticas aptitudes. Transilvania ha perdido su legendario mito.