Los orígenes del ser humano

Esperanzador

Los orígenes del ser humano han sido tema de debate durante toda la vida, y su desarrollo y adaptabilidad al momento histórico vivido han reflejado un punto de vista peculiar de la pregunta que cuestionamos.

No obstante, mediante una serie de pruebas nos han acercado a unas conclusiones u otras, aunque sólo haya sido avalado por la ciencia antropológica. Pero la pregunta que quiero hacer hoy, intenta hacer reaccionar a todo lector que este leyendo estas líneas: ¿Qué pruebas hay para negar hechos no demostrados empíricamente?

Todo lo que le queda al ser humano mis amigos, la fe en Dios.

 

Como cada día María

Joelyn

Como cada día María acudió puntual a su lugar de trabajo en la estación marina. Se colocó la bata y se dispuso a comenzar las prácticas en el tanque de cetáceos más cercano. De repente un sudor frío la embargó al intentar acariciar el agua. No podía estar pasándole de nuevo! No quería recordar! Daniel, uno de sus alumnos más aventajados, la observó y dijo tranquilo: “Aquello que te da vida nunca podrá hacerte daño intencionadamente”. María, ensimismada, dio un paso adelante y sumergió ambas manos en la inmensidad del tanque de agua..hacia la valentía, hacia la VIDA!

Utopía

Lorenzo David

En ese momento intentó poner en práctica uno de sus teoremas. Aquel que postulaba que el tiempo no era como hasta ahora se había concebido, sino que se podía desdibujar y evadir al sujeto pensante hacia períodos potenciales de la vida. Entonces consiguió regresar a casa y abrazar otra vez a su mujer e hijos; escuchar por la radio la noticia de que la guerra había finalizado y con ella las ejecuciones; y continuar descubriendo fórmulas que cambiarían el mundo y lo inmortalizarían en los libros de historia y ciencia. Pero una quíntuple descarga de balas refutó su teoría.

Papá, ¿existe vida en otros planetas?

María Jesús

–    Papá, ¿existe vida en otros planetas?

–    Nadie lo ha demostrado aún. Los científicos dicen que aquí tenemos las condiciones adecuadas: suficiente luz, buena temperatura, agua… sin esto, la vida resultaría muy difícil.

–    ¡Algunas personas aseguran haber visto seres de otros planetas!

–    No te fíes de todo lo que oyes. Y ahora, a dormir- dijo el padre y tapó al niño con una mano, lo acarició con otra y, con la tercera, apagó la luz. Antes de salir de la habitación, lo observó cerrar sus curiosos ojos color magenta tan parecidos a los suyos propios.

MIS CÍRCULOS

RUBÉN MUÑOZ HERRANZ

Un destello cegó al romano que caminaba decidido por el litoral. La vibración de una flauta trinacria trajo una melodía rústica y el legionario acercó la cabeza al fino polvo argentino de la playa. Algo parecido a un rezón en el interior de un círculo estaba dibujado en la arena; por encima otro círculo que contenía algo parecido a cristales, quizá espejos: a la izquierda otra imagen de un barco arrastrado por un solo hombre. Un anciano se acercó gritando: «¡No borres mis círculos!». Una punta de luz plateada abrió un surco de sangre en el pecho.

Siembro mis pensamientos

Javier

Siembro mis pensamientos sobre papel como siempre he sembrado las bacterias sobre un medio de cultivo. El laboratorio estaba en calma pero mi pulso estaba tembloroso. La biotecnología me había visto crecer, ahora me vería decaer.

Paseo entre los poyatas en los que tanto he estudiado. Pronto mis recuerdos se borrarán, no sabré qué es un tubo de ensayo, una máquina de PCR y secuenciación. Incluso el rostro de mis familiares comenzaré a difuminar. Toda una vida dedicada a los demás y la ciencia ahora comenzaría a desparecer de mi mente.

Antes no había nada

Lizette Carolina

Antes no había nada, todo era oscuro y frío cuando surgió el tiempo. El tiempo se estiraba, se retorcía, se agitaba y se congelaba. ¿Cuánto tiempo habrá pasado hasta que se creó la materia? De pronto diminutas esferas comenzaron a agitarse y surgió el átomo, el electrón, el protón. El tiempo creó a su compañera la materia, millones de eones, siglos, años. Bola de gases que se movían de un lado a otro con el polvo arremolinándose a sus alrededores; se movían, chocaban e incluso se electrificaban, una bienvenida triunfal para las estrellas y el amplio universo. El señor tiempo.

Llueve sobre mojado

Alejandro

Observó la pantalla de la consola de control. Alucinaba con la posibilidad dominar a voluntad aquel diorama, tan realista, que creía estar viendo en el jardín de una casa a alguien con un teléfono en la mano. Buscó en los controles de clima la posibilidad de hacer llover y lo pulsó. Se sentía dios omnipotente y poderoso. Las primeras gotas cayeron sobre su cara y la pantalla del teléfono. Se metió corriendo en la casa y utilizó el Smartphone para bajar las persianas y recoger los toldos automáticamente.

Mis círculos

Myrna Minkoff

Un destello cegó al romano que caminaba decidido por el litoral. La vibración de una flauta trinacria trajo una melodía rústica y el legionario acercó la cabeza al fino polvo argentino de la playa. Algo parecido a un rezón en el interior de un círculo estaba dibujado en la arena; por encima otro círculo que contenía algo parecido a cristales, quizá espejos: a la izquierda otra imagen de un barco arrastrado por un solo hombre. Un anciano se acercó gritando: «¡No borres mis círculos!». Una punta de luz plateada abrió un surco de sangre en el pecho.

Quo Matrix

Alejandro

Tecleaba con una velocidad endiablada. Sus dedos volaban sobre la superficie de la Tablet. Alucinaba observando al anciano de dedos prodigiosos que se afanaba sobre la pantalla táctil, sin dejar de consultar su Smartphone. Los vaivenes del autobús mecían la cabeza de sus ocupantes y en un rapto de curiosidad alcanzó a verle escribiendo con un lápiz táctil en la pantalla. La palabra se quedó reflejada parpadeando durante un instante: Lluvia. De pronto, las primeras gotas cayeron sobre los cristales. El anciano levantó la vista y le miró divertido

LA TARDE DE LLUVIA

Beatriz

Tac, tac, tac, sonaba en el pretil de la ventana sin cesar.

¿Está lloviendo? Preguntaron los niños a su madre.

Si, está cayendo un buen chaparrón ahí fuera.

¡Qué bien!, dijeron los niños a coro a su madre.

¡Pues como no pare de llover!, no saldremos a la calle a dar una vuelta.

¡Ojala escampe!. Así podremos salir y oler la reacción química que produce una bacteria determinada después de llover, dijo uno de los niños.

Yo me conformo con que salga el arco iris y veamos la luz dividida en toda la gama de colores

La última visita.

Andrés

Y entonces bajó los peldaños que omitían gravedad ante el asombro de casi un millar; para quien llegaba desde el hielo de Oort, tamaña cantidad le resultaba un absurdo. Su piel diamante encandiló al presidente y sus ministros, todos laxos como la marea galáctica que había dejado atrás . Pidió silencio sin decirlo, a través de cada mente y cada cuerpo, e incluso los militares aprendieron a obedecer. Luego, y alzando brazos tan largos como un hombre, preguntó: “¿Y dónde está Giordano Bruno? Fue él quien me llamó.”

configDate =
cookieDate =

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web, ofrecer una mejor funcionalidad y personalización. Consulta la política de cookies aquí para más información. Al hacer clic en Aceptar, aceptas todas las cookies. También puedes configurarlas como prefieras o rechazarlas pulsando en Configurar.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: