La realidad

María

La ciencia no se podía tocar, ni ver, ni sentir.

La ciencia no valía de nada.

¿Qué es la ciencia?

Óscar

Experimentar. Esa oscura puerta que absorbe a todos los científicos. Esos fallos que abren y cierran puertas hacia limitadas teorías. Teorías que originan nuevos experimentos y nuevos fallos. Es la definición perfecta y más pura de la retroalimentación. Los científicos lo saben y les atrae, diseñar, probar, cambiar, corregir, y volver a empezar. Observar lo imperceptible. Descubrir lo oculto. Teorizar lo no ocurrido. Explicar lo desconocido. Entender lo conocido. Ir allí donde nadie ha estado. Buscar aquello que otros ignoraron. La Ciencia no es más que el camino hacia la sabiduría.

Deseo Navideño

Jelen Cossio

En la radio se escucha: “…quince niños menores de 5 años mueren cada diez minutos por saneamiento deficiente,  falta de higiene o el agua no potable…y las enfermedades que provoca…”

Justina suspira preocupada. Su hermanita de tres años está  enferma. Entonces, dibuja en un papel y lo dobla en cuatro. Lo coloca debajo del Papá Noel pequeñito de la repisa, el lugar de los deseos para Navidad. Son muy pobres para recibir regalos.

 

Su madre lo abre mientras duermen las niñas. Y sus ojos se llenan de lágrimas.

Justina había dibujado un retrete.

El idilio de los alelos

Mila

En alguna posición de las cromosomas una pareja de alelos se despedían, antes de la meiosis.

-No te vayas.

-Ya regreso

-¿Y si conoces a otro?

-Jamás te dejaré. Pues que en este organismo siempre estaremos juntos y en otro, uno de los dos existirá. Hasta el infinito nos manifestaremos. Dominantes somos y sobreviviremos.

-No me dejes.

-No recordarás que te deje. Y cuando conozcas a otro te dolerá separarte y pensaras de nuevo que fue la primera vez. Y así se repetirá hasta la eternidad.

-Entonces no te olvides de mi. Solo así, seré inmortal.

¡EN EL SANTUARIO DE LA CIENCIA!

ESCARCHA.

    El científico más importante del milenio me había concedido una exclusiva. Él mismo me abrió la puerta. Luego murmuró algo sobre la criada.

    Pasamos directamente al laboratorio. Me sentí extasiado cuando accedí a aquel santuario de sabiduría.

    Estaba ansioso por empaparme del conocimiento que supuraba la mente prodigiosa de mi anfitrión. Pero él se fue directo hacia unos recipientes del fondo.

    Mi olfato de periodista infalible me decía que allí se estaba fraguando algún invento espectacular. Con un toque incisivo, le pregunté:

    —Profesor, ¿qué es ese experimento tan prometedor?

    Él me respondió beatíficamente:

    —¡Salchichas, amigo mío, salchichas!

Subió cansada de la calle

José Manuel

Subió cansada de la calle y se acomodó en el sofá. Mientras comía sin ganas, conectó la televisión y escuchó las noticias.  Hablaban del descubrimiento de agua en Marte y de que la clonación humana estaba a punto de conseguirse. La ciencia avanzaba a pasos agigantados pero ella sería la tercera componente de la familia que sucumbiría ante el cáncer. Miró las fotografías de los seres queridos que ya no estaban y reprimió una lágrima mientras cambiaba de canal. Puso un programa de noticias del corazón y se puso a tararear la sintonía mirando de reojo su pañuelo.

Corría perseguido por ella

Daniel

Corría perseguido por ella. Se subió a un árbol cuando la corriente estaba a punto de arrastrarle. Desde arriba, tumbado sobre una rama, veía cómo fluía ferozmente, escupida por las entrañas del planeta. Llevaba la vida hacia la muerte, sellando la mayor de las paradojas, convirtiendo al principio de todo en el final más próximo.

Eureka (2014)

Elenjoy

– ¡Eureka!- exclamó el genio tras empujar al último ser humano por el barranco –  ¡Con este descubrimiento cambiaré el mundo: la gravedad funciona para todos!

Sofía

María Sardón

Dicen que a mis pocos años, soy demasiado filósofa, no puedo evitarlo. Me preocupan demasiado las cosas de este mundo. Encima me llamo Sofía. Desde que me levanto, mi cabeza no deja de hacerse millones de preguntas, a veces, quisiera parar. Sé que nuestros pensamientos están influenciados, más, a pesar de ello, mi cabecita vuela libre. Mi sueño es encontrar, mediante la razón, la solución a todos los problemas del ser humano. Puede que no lo consiga, pero debo intentarlo. Los hombres se han cansado de pensar, por eso nos va mal, pero yo tengo esperanza en el saber.

El extraño caso del científico Pedro

SERGIO

Pedro decidió plantarse. Literal. Tras tentativas frustradas por sus familiares de convencerle que saliera del huerto, decidieron regarle y abonarle a diario. No estaban dispuestos a que muriera. Lo veían tan feliz, y era una felicidad tan contagiosa y luminosa, que pasaron generaciones y generaciones y seguía allí, arraigado a su plenitud. Muchos años después, durante el ocaso, el dedo anular se desprendió de su mano y cayó a la tierra húmeda. Ese día aclaró algunas dudas. A su lado brotó su fallecida mujer.

Estudiado por la ciencia hasta la desesperación para dar con lo inexplicable, ahí sigue estando. Latente

El Burócrata

Manuel José

Los hombres de uniforme salieron llevándose los últimos ordenadores. Ya solos, el burócrata ofreció un cigarrillo al tembloroso científico.

– Cálmese profesor, la ciencia nunca puede avanzar más deprisa que la sociedad o es nuestro deber hacerla “tropezar”.

– ¡Pero mi test es inofensivo! Mediante un análisis de ciertos genes clave y suponiendo ausencia de percances ajenos a la biología del propio individuo estimamos su máxima esperanza de vida. Nada más.

El burócrata sonrió.

– Profesor, ¿qué haría si supiera exactamente el tiempo que le queda?

– Supongo que sólo aquello que realmente deseo.

– Ese es precisamente el problema.

En una mano miro los resultados

Alexandra

En una mano miro los resultados de mis acciones con la tablet, con la otra muevo la cucharilla del café. Mis ojos van de un lado al otro y vuelta al punto inicial. Tomo un sorbo de la caliente taza. No escucho nada, los movimientos de la pantalla con nuestros dedos no hacen ruido, no como las palabras, las cuales han desaparecido del ambiente. Enfrente mi pareja habla con una amiga a través del móvil. Levanto la vista y el resto de la cafetería mantiene su mirada fija a las pantalla. Doy otro sorbo al café, todo está bien

configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: