Absurdo

Adam

-“Hemos logrado mediante elecrtrodos, convertir los impulsos eléctricos del córtex cerebral en órdenes concretas a un brazo biónico, con movimientos sutiles y precisos. Según avance nuestro conocimiento del cerebro, llegaremos a interpretar pensamientos específicos. ¿Alguna pregunta al respecto?” Uno de los alumnos alza la mano. -“Supone esto que la telepatía es posible?”. El viejo catedrático, visiblemente enojado, endurece el tono de su voz. -“Las tonterías parasicológicas las pregunta a Iker Jiménez. Por favor, tómese la medicina más en serio. 

Lo cierto

Liz B. C.

Antigua como el ábaco, simple como la aspirina, fiable como una brújula, primaria como la rueda…Cierta y cambiante y no por ello menos cierta, a prueba de error y abierta, fiel compañera de Edison y Nikola Tesla, conocida por conocidos y desconocidos…a veces también ella misma es desconocida, hasta que es probada en alguna vertiente su existencia. En una probeta, fruto de ensayos y con más errores que aciertos, cabe usualmente sólo una certeza cuyo camino cuenta con tantas ramas inciertas como imposibles. Es la filosofía de probar, de crear y conocer. Es la sistemática sabiduría. Es ciencia.

LO COGNOSCIBLE

Liz B. C.

Llegó la juventud, con su fresco desdén, y a los viejos enseñó conocimiento. Llegó la vejez, de marcado carácter, y a los jóvenes enseñó la aventura. Y se fundieron en una idea con un firme propósito, uniendo sus fuerzas contrarias sin ser repelidas entre sí, compartiendo más semejanzas que diferencias, discutiendo las diferencias para llegar a su pretendido fin último, para obtener y luego dar esa explicación universal, mediando la aventura, a través del conocimiento. Arriesgando todas sus creencias, tuvieron paciencia…Y así, la ciencia al hombre enseñó a tener fe en lo real a través de lo imposible.

Y lo llamaban loco

Liz B. C.

Y lo llamaban loco, y se esforzaban por desmentir sus teoremas. Le decían tantas cosas desagradables como inciertas, y lo insultaron. Jamás creyeron en él. Lo tacharon de charlatán, lo acusaron de alquimista y extravagante, de iluso y fantasioso. De mentiroso que se cree sus mentiras. Y lo llamaban loco. Nunca fue reconocido su ingenio. No tuvo laureles, ni méritos, ni prestigio…hasta su muerte. Y pasó el tiempo, transgrediendo toda barrera de la mente y su espacio, invadiendo y colonizando con su experiencia la sabiduría popular. Y comenzaron, los nuevos tiempos, a llamar científico al genio.

Con esta tesis, Señor Hawking

The Eagles

“Con esta tesis, Señor Hawking, y tras años de investigación, ratifico que en el universo primitivo está la respuesta a la pregunta fundamental sobre el origen de todo lo que vemos hoy, incluida la vida”

Finalizada mi exposición contengo el aliento esperando el veredicto del genio. Juraría ver un destello de emoción en sus ojos . De pronto escucho su voz mecánica:  “Estoy impresionado, Doctor ¡Enhorabuena!”

El auditorio entero aplaude cuando oigo la voz de mi padre : ” Pero hijo, ¿Has vuelto a programar el ordenador para que hable como Stephen Hawking? En exámenes siempre estas igual ¡Soñando no terminaras la carrera!

Cuestión de perspectiva

Pablo R.

La bacteria basófila alargó sus seudópodos como hercúleos brazos, envolviendo a las de su alrededor. El Dr. Owen aumentó el objetivo, orgulloso de su nuevo microscopio. Contempló cómo la bacteria variaba tamaño y forma, con pequeñas masas desplazándose en su interior. Su metabolismo modificado le permitía generar moléculas de hidrocarburos. Owen localizó una de ellas, y amplió al máximo, dispuesto a observar como nadie antes. Las partículas dejaron paso a una borrosa estructura. Se trataba de un armazón metálico con una diminuta inscripción. Owen enfocó, incrédulo y aterrado, hasta que fue capaz de leer “Winston Company, Massachusetts”.

Un amor platónico

Liz B.C.

Llevaba tanto tiempo deseándolo abstractamente, que cuando vio su imagen real por primera vez en la portada de una prestigiosa revista, sintió amor a primera vista. Era realmente lo más hermoso que jamás hubiese imaginado, aunque no era esa su característica principal, pues al pasar ansiosamente las páginas para conocerlo mejor, pudo comprender que tenía características inigualables, un trasfondo tan profundo y auténtico como su presencia, tan esbelto, elegante, inaccesible…

Finalmente, se armó de valor e imploró a sus padres dicho deseo por su cumpleaños: poder contar con el teléfono móvil de la más grande tecnología conocida.

Le di una sardina al gato de Schrödinger

JESÚS

Le di una sardina al gato de Schrödinger (vivo o muerto…¡quién sabe!) y, en ese momento, me apeteció una cerveza. Cogí de la nevera una Heisenberg. De inmediato noté sus efectos: una intensa incertidumbre, acompañada del repiqueteo, en mi cerebro, de una palabra, una única palabra: Quantico. Quantico. Quantico. 

La busqué en la enciclopedia. Localidad del estado de Virginia. Base de marines.  Academia de formación del FBI. ¿El FBI?                        Faraday-Bohr-Ivanenko. ¡Claro! La inducción electromagnética prefigura las órbitas cuantificadas y lleva, necesariamente, a los quarks.                        

¿Y el gato? Tranquilos: en la jaula de Faraday.    

De padres a hijos

Mike Goodman

Mi abuelo fue un tipo curioso. Le gustaba inventar artilugios. Mi padre heredó su habilidad y se dedicó a fabricar nubes. Eran nubes especiales, blanditas, de todos los colores. Las vendía en el mercadillo, adonde cientos de personas acudían para comprarlas. Mi padre siempre decía que las nubes servían para muchas cosas, no sólo para estar en el cielo. Por eso entregaba un manual de instrucciones con cada una. Cuando cumplí los 10 años, empecé a acompañarle. Me maravillaba observar el brillo en los ojos de la gente. “Algún día te contaré el secreto”, me anticipó en una ocasión, mientras envolvía una con mimo. Ahora, cuando preparo el parte meteorológico, presiento que me ayuda.   

La afición de María es pisar charcos

MARIA97

La afición de María es pisar charcos, por lo que su madre  le compra botas de agua .

Cada día María se levanta  no llueve y se pone triste .

Esa mañana su madre  habla con María  le pregunta si no puede jugar sin pisar charcos ,le cuenta que la lluvia es una necesidad para otros niños que caminan mucho para  conseguir agua y no para jugar  para vivir.

Lo entiendes?Esa noche pensó mucho lo que su madre le había contado.

Cuando  se despertó vio que llovía ,  ya no se alegro por ella , si no por lo que significaba para tantos niños .

Zoom

Cristina

Durante la época de celo los machos se baten con ferocidad. Hay pocas hembras en la manada y la prioridad es dejar descendencia. No temen morir, son puro instinto. Ahí tenemos a dos adultos luchando. Aunque están igualados en fuerza, uno de ellos toma ventaja aprovechando el desnivel del terreno y hunde sus fauces en el cuerpo del rival, que queda gravemente aturdido.  De inmediato le asesta una segunda dentellada, fatídica. El derrotado se precipita por el abismo de una pestaña. El niño no advierte ese cadáver cayendo delante de sus ojos.

Y lloré, lloré ceniza

0

Ví caudalosos ríos, mares y lagos de aguas transparentes  alimentando cataratas y el Arco Iris. 

Balconadas en valles y montañas, ahítos de esponjosa materia verde.  

Sentí extasiadas sensaciones por lo construido por el ser humano.

Luego inmensas zonas cubiertas de rocío púrpura. De acá para allá, niños y mayores con sus extremidades o partes determinadas de su cuerpo desgajadas…. señalando el lugar donde los sabios colocaron la flor, que pintó el mundo sin vida ahogándolo en  la más profunda y cruda ambición. 

En ese instante, mi congoja no tenía fin y lloré, lloré ceniza.   

configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: