Luces de colores.

Sergio Vílchez

Desde mi ventana espero cada noche que nuestros mundos se unan, colisionen y formen un único universo: La unión de dos.

Veo el fuego del dragón en mi despertar, la esencia que forma nuestra creación y alimenta el calor de su cohesión. Explosiones forjan nuestro destino, es la magia que emana de la luz ardiente. Acércate y sumérgete en mi reino,

mírame a los ojos, siente el calor de la llama, ya no somos dos sombras perdidas en la oscura noche, tu mirada se adentra en lo más profundo de mi ser, luces de colores esperan tu llegada.

Martes, trece

Alvaro.

Martes,trece. Se respiraba un aire turbio, helado. Tomás despertó aquella mañana envuelto en un cúmulo de sensaciones. Desayunaba acompañado de un documental en el que escuchó (de refilón) aquella famosa cita de Einstein acerca de la tecnología. No tardó en partir hacia su oficina. Adentrándose en ella, recordó con  sonrisa descreída aquella cita. Ante él, una máquina de escalofriante porte. Junto a ella, una nota. “Tu trabajo en esta empresa ha prescrito. Ten, cobra tu  finiquito”. Su jefe poeta. Su trabajo frustrado.Por una máquina.Impotencia. Desdichada tecnología.

Bancos de ADN

Ander

Al otro lado de la ventana sólo se veía el espacio exterior, y la tierra consumiéndose como una diminuta cerilla. Menos mal que lo eligieron a él. Daba igual si aquello era un arca de Noé o un banco de ADN, de lo que no había dudas era que él pasaría a los anales de la historia como el último ser humano. Lo pensaba henchido de orgullo. Tampoco importaba que su habitáculo estuviese embutido entre la de un cerdo y un chimpancé. A diferencia de la de ellos, el suyo era un habitáculo con vistas.

1943

Luis

El apartamento era una pocilga. El año nuevo no había obrado ningún milagro neoyorquino. Aterido, los últimos pensamientos de Nikola fueron a parar a Guglielmo, a ese Nobel que no le pertenecía, a todos los libros de Historia en los que no aparecería su nombre…

Cinco meses más tarde, la Corte Suprema de Estados Unidos anunció su resolución. “Finalmente hemos hecho justicia”, pensó Harlan mientras ordenaba sus papeles. Después, los nueve jueces tomaron café, volvieron a casa y nadie volvió a hablar de aquello.

0 (ni siquiera uno)

Carlos García

Las sagradas pirámides y las leyes de Brahmagupta se construyeron sobre él. Despreciado por los romanos y sospechado por los olmecas, visitó a los filósofos griegos y las tiendas persas. Frente al Tigris, hombres de ensortijadas barbas lo intuyeron fugazmente, y los astrólogos mayas lo duplicaron, apiadados por su soledad. Sobreviviente del tiempo, sus nombres fueron tantos como su esquivo rostro: los chinos, en su sabiduría, lo asimilaron a una ligera lluvia de otoño…

Es la suma de todo, su principio y su fin, y es posible que en cierto ángulo de su circunferencia, esté contenido el nombre de Dios.

CICLO DEL AMOR

Carmen

¿El amor es como un ciclo del agua?

Tan poderosa como la Biosfera,  la evaporación,  la condensación,  la precipitación,  la infiltración, la escorrentía para llegar a ser un ciclo, un movimiento.

El amor al igual que las gotas de agua se almacena durante un tiempo para ser vital para la vida.

Agua, amor, amor, agua, al fin y al cabo somos ambas.

De todos nosotros depende este ciclo y siga vivo para nuestra continuidad y para todas las especies que hay en el planeta.

¿La duración de una porción?

 Es diferente en donde se encuentre. Tiempo.

15% De Desnitrificación

Maiathesun

Me afectaba como fertilizantes nitrogenados sobre terrenos de cultivo. Toda mi corriente sanguínea, superficial y subterránea, se llenaba de nitrógeno inorgánico cada vez que ella me miraba.

Todos los compuestos nitrogenados utilizados para fabricar sus medias de nailon entraban en mis pulmones también, cuando no lo hacía. Y ese escaso 15% de cordura que absorbía mi sensatez me revelaba que había perdido.

No porque me dejaba sin oxígeno y sin aliento, sino porque pudiendo eliminar ese nitrógeno amoniacal que me envolvía, decidía que no quería, cada vez. ¿Cuándo ese 15% ganaría? No lo sabía y no lo sé.

Exploración

Franjavi

Una tarde descubrí que a mi compañera de probetas se le aflojaba la resistencia en el laboratorio. Tal vez fuera por estar en un subterráneo. En el subsuelo hay siempre más humedad. O quizá eran los fluidos que manejábamos, cosa de la química inorgánica trasladada a la orgánica. No tuvo que decirme nada, sino aproximarse, apretarse un poco más de lo que exige observar al mismo tiempo el proceso de la reacción en el matraz. Desde aquel día, el artilugio de Erlenmeyer es un aliado de mis manos.

Los últimos descubrimientos

Carlos de Segovia

Los últimos descubrimientos en nuestro anterior planeta Tierra revelan que se trataba de un sistema interactivo regulador, confirmando la “hipótesis de Gaia” finalmente tres siglos después de su nacimiento, a más de tres mil millones de kilómetros de su protagonista.

La pregunta que nos hacemos ahora los titanianos es la verdadera razón por la que” Gaia” ayudó a evolucionar a la raza humana. ¿Fue para evitar su posible extinción y continuar la coevolución ya existente, o para hacernos evolucionar y librarse en un futuro solamente de nuestra especie, la única que podía contaminarla y aniquilar todos sus recursos?

Cuanto más tardemos en encontrar vida extraterrestre

Samuel

Cuanto más tardemos en encontrar vida extraterrestre, o mejor dicho, cuanto más tardemos en dejarnos encontrar, más le crecerá la barba a Dios, el agua llegará a ser demasiado transparente como para encontrarla, y alguno se dejará su manguera en la mano de tanto sacudirse en el retrete. Tal vez tan solo seamos una de esas gotas que se escapan fuera del retrete, al fin y al cabo nos encontramos en los límites de la galaxia… Y a Dios le sigue creciendo la barba como esperando algo que no soy capaz de entender. Yo ya no me sacudo demasiado.

Felicidad

Rafael Teicher

Después de una noche eléctrica de luna mi cara se marchó a Montevideo. Dejó una nota escrita con jabón en el espejo. Chau, decía. 

Con algo de ingenio superé el mal trance. Apuntalé los cauces de las cejas con cinta de papel, y a la sonrisa, la reconstituí con guata. 

Supe, al tiempo, que a mi ex cara se la veía en el mercado, o en el balconcito, con pantuflas. Los más chismosos conocieron que lucía sensiblera, y que proyectaba casarse con la cara de un tamborilero negro.

Siento que es justo. Todos nos merecemos una vida de abundancia.

La decisión

Javier

Sentado en la mesa frente a la ventana que da al jardín repaso mis pocos años de vivencias en el centro. Han sido pocos años, pero muy intensos, llenos de esperanzas y desilusiones. La vida de un investigador llega a ser frustrante a veces e ilusionante en ocasiones, en mi caso las menos.

En estos momentos intento tomar una decisión muy importante; abandonar o seguir, la que elija seguro que será buena para mí, pero mientras la tomo todo serán dudas y temores, pero pasarán y la decisión llegará… Seguro que llegará.

configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: