Fundación Aquae > Ninguna como ella

Ninguna como ella

Todavía no me creo que Alexa se haya ido para siempre. Me noto inseguro y amnésico. Lo peor de todo no es dejar de ser un cirujano brillante, sino el vacío que siento. Ahora soy un desastre, duermo poco, olvido reuniones, fallo en los cumpleaños y no recuerdo lo básico de anatomía o patología.

Yo la quería, sabes?

Sé que Alexa no volverá. Se fue para siempre cuando el ´cloud´ petó. Miles de datos se perdieron y El Big Data se apagó. Después vinieron Irene o Siri.

Ninguna como ella.

MARTA B. DE CAMPOAMOR ALLER