La nécora, un crustáceo caníbal que cambia de “camisa”

La nécora puede llegar a vivir 4 años, y en su primero de vida cambia 11 veces de caparazón para ir creciendo hasta alcanzar el tamaño de su madurez. Es un crustáceo decápodo omnívoro y caníbal que no solo puede caminar por los fondos rocosos y arenosos sino que, impulsado por el último par de patas, llega a nadar como si volara.

Escondida entre las laminarias asoman las patas de extremos azules de la nécora (Necora puber). El resto está recubierto de una vellosidad parda que le da al caparazón un especial tacto de terciopelo. Se trata de un crustáceo decápodo, donde el primer par de patas son pinzas y el último, una suerte de paletas; con ellas no solo puede andar, sino ‘volar’ en el agua.

Una de sus características más sorprendentes es su cambio de muda, que realiza para crecer, y durante el cual el macho protege a la hembra. La nécora muda de caparazón ¡once veces en su primer año de vida! De hecho, en función del estado de muda del mismo varía el tipo de alga que forma parte de su alimentación.

De su aspecto, además de sus patas y sus tonalidades azules, llaman la atención sus ojos pedunculados, de un rojo carmesí en el mar. Sus dimensiones oscilan entre los 7 y 12 cm, mientras que su peso estimado se encuentra entre los 300 y 700 gramos. Por otra parte, tiene una coraza en forma de hexágono irregular de color azul y sus ojos cuentan con una tonalidad rojiza.

¿Dónde vive la nécora?

La nécora se encuentra sobre todo en las aguas saladas de la costa atlántica europea (como la centolla), sobre fondos poco profundos (no superiores a 70 metros) y rocosos. Sin embargo, sí es cierto que los ejemplares más pequeños se pueden mover cerca de las orillas rocosas. En el caso de España, es habitual de la costa cantábrica y gallega.

Entre sus características principales cabe destacar el hecho de que se trata de un crustáceo de hábitos nocturnos con un sentido muy pronunciado de la territorialidad. Así, puede llegar a atacar a aquellos que se acercan a sus “dominios”, ya que los considera como intrusos y adoptan una actitud plenamente defensiva. Sin embargo, lo habitual es que se mantengan entre las rocas o grietas resguardadas de otros depredadores o, simplemente, reposando.

¿Qué come la nécora?

Este animal omnívoro se alimenta especialmente de peces, algas… y otras nécoras; compartiendo con otros crustáceos este comportamiento caníbal.

¿Cómo diferenciar el macho de la hembra?

La característica principal que nos permite diferenciar a la hembra del macho es el abdomen: mientras que en el macho es triangular, en el caso de la hembra presenta una forma redondeada y ancha. Es en esta placa o lámina donde la hembra porta los huevos para trasladarlos. Por lo tanto, en la nécora existen rasgos notorios de dimorfismo sexual. Además, en los machos las pinzas se encuentran más desarrolladas.

Las hembras pueden liberar hasta 200.000 huevos en cada temporada de puesta, mientras que la época de reproducción se produce en primavera. Sin embargo, también es habitual que tenga lugar durante el primer trimestre del año.