El mundo será más pobre por la crisis climática

La revista The Economist ha realizado un estudio en el que estima que el mundo será más pobre en 2050 debido al cambio climático. La economía, a nivel global, se reducirá un 3% debido a las sequías, la erosión del suelo, el aumento del nivel del mar y la ausencia de infraestructuras. Las poblaciones más afectadas serán África y Latinoamérica.

El estudio elaborado por The Economist apunta a que para el año 2050 se perderán casi 8 billones de dólares debido al cambio climático. El informe treinta años la economía mundial se reducirá en un 3% debido al impacto en la producción y el consumo global ocasionado por la crisis climática. Es decir, el mundo será más pobre por la crisis climática.

Las personas que ya son pobres son las que tienen más que perder. Para quienes se encuentran en la primera línea de la crisis, la lucha por ganarse la vida, alimentar a sus familias y crear hogares seguros y estables se hace cada día más difícil. La crisis climática discrimina, pero los esfuerzos para combatirla no pueden.

Y aunque el trabajo para proteger el medio ambiente global es esencial, también lo son los esfuerzos para proteger a las personas en todo el mundo. Las soluciones que ayudan a las comunidades vulnerables a menudo se pasan por alto. Mercy Corps está colaborando con nuestros socios comunitarios y las organizaciones más innovadoras del mundo para remodelar cómo la humanidad puede adaptarse y prosperar.

Factores de la pobreza

Los motivos de este descenso se encuentran en varios factores:

En el informe, se ha calificado a las 82 economías más grandes del mundo con relación a su capacidad y disposición para enfrentarse al cambio climático, lo cual ha permitido evaluar los impactos económicos específicos de cada país. Así, el Índice de Resiliencia al Cambio Climático califica a los países en ocho indicadores que evalúan su capacidad para soportar los impactos de temperaturas más altas y eventos climáticos más extremos.

La investigación muestra que ser un país rico es una ventaja, frente a ser un país pobre. Pero la calidad institucional también es importante, dado que es determinante para el crecimiento económico a largo plazo y para minimizar el impacto del cambio climático.

Claves del informe

  • La economía se verá reducida en un 3% en 2050.
  • África es la región menos resistente al impacto del cambio climático (4,7% más pequeña), seguida de América Latina (3,8%), Oriente Medio (3,7%), Europa del Este (3%) y Asia -Pacífico (2.6%).
  • América del Norte (1,1% más pequeña) y Europa occidental (1,7%) muestran la mayor capacidad de recuperación. Es probable que sufran un menor impacto económico porque ambas regiones son más ricas. Están más preparadas para enfrentar el cambio climático desde un punto de vista institucional.

John Ferguson, director del informe publicado, explica que “nuestro índice revela las vulnerabilidades que existen en los países en desarrollo ante los efectos futuros del cambio climático. Los impactos del cambio climático ya se están sintiendo, ya estamos viendo los efectos de eventos climáticos más extremos, pero los impactos económicos solo crecerán con el tiempo. Es importante recordar que una pérdida del 3% del PIB real en 2050 es muy significativa para la economía global. Habrá pérdidas económicas en cada año de las próximas tres décadas”.

Conclusión

En todo el mundo, las personas están experimentando los efectos sutiles y severos del cambio climático. Los patrones climáticos que cambian gradualmente, el aumento del nivel del mar y los eventos climáticos más extremos son pruebas claras y devastadoras de un clima que cambia rápidamente. Los impactos del cambio climático afectan a todos los países de todos los continentes. Están creando desafíos sin precedentes para millones de personas que ya sufren la pobreza y la opresión.

La mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos como huracanes, incendios forestales y sequías amenazan el suministro de alimentos del mundo. Hacen que las personas abandonen sus hogares, separan familias y ponen en peligro los medios de vida. Y todos estos efectos aumentan el riesgo de conflicto, hambre y pobreza. La evidencia visible y los números en aumento demuestran que el cambio climático no es una amenaza distante o imaginaria. Es una realidad creciente e innegable. La situación es espantosa. El cambio climático se ha convertido en una crisis climática.