Fundación Aquae > Morir de amor

Morir de amor

Aquel hombre de hojalata lloraba porque le habían roto el corazón. Parecían lágrimas de verdad, calientes y saladas, pero nadie creía que bajo aquel montón de chatarra , pudiera haber sentimientos. La autopsia lo confirmó, parada cardiaca. Aquella nueva generación, tan avanzada, seguía muriendo de amor.
Ana Isabel Rodríguez Vázquez