El Búho Cárabo

Apreciamos en este clip Natura que el tiempo no pasa por las especies porque el búho cárabo de las imágenes tiene los mismos ojos, negros como pozos, del cárabo que pintó en Durero en 1508.

Ahora que van a empezar a caer las hojas
y a tocar el sol y los líquenes las ramas deshojadas,
quedará más al descubierto
esa parte emplumada del árbol
que es el cárabo.

La soledad del campo y del bosque
desaparece
cuando ulula el cárabo
en las noches sin lluvia.

Su población
está claramente en expansión
porque se está adaptando
a entornos muy humanizados.

Sedentario como el árbol
que amanece uno y otro día en su sitio
va al mismo cazadero cada noche.

Y prefiere el alimento que se mueve
para oír el ruido en el silencio.

Se lanza de cabeza,
apresa con las patas,
y al marcharse
consigue el cárabo
que echen
también a volar
esas alas del suelo que son las hojas.

Mónica Fernández Aceytuno

 

 


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: