Conocimiento

Si tienes aracnofobia, malas noticias

Quien sufra de aracnofobia, quizá, no recibirá esta noticia con entusiasmo, pero se han descubierto once nuevas especies de arañas que viven en España, además de haber realizado un inventariado completo de las familias arácnidas presentes en los bosques españoles.

Un equipo compuesto por biólogos, con el profesor Miguel Ángel Arnedo a la cabeza, de la Universidad de Barcelona (UB), con la colaboración de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA-CSIC) y de la Universidad de Helsinki, han descubierto once nuevas especies arácnidas en España, siete a nivel peninsular y tres más a nivel estatal, entre ellas: Dictyna pusilla, Philodromus buchari, Pseudeuophrys nebrodensis, Euryops flavomaculata, Titanoeca schineri, Dipoena Torva o Sardinidion Blackwall, especies no del todo desconocidas, dado que fueron descritas ya a finales del siglo XIX en algunas fuentes bibliográficas científicas, pero de las que hasta ahora no se tenía constancia en el estado español. Nuevas especies que se añaden a las 1.300 conocidas hasta el momento, a las que habría que sumar alrededor de veinte especies más cuya identificación taxonómica se encuentra pendiente de corroborar.

Además, el equipo ha llevado a cabo una catalogación exhaustiva, publicada en la revista “Biodiversity Data Journal” a partir de un estudio basado en el análisis de un total de 20.539 ejemplares de diferentes tipos o especies de arañas ibérica. De ese conjunto, el estudio ha concluido que 8.521 son especímenes adultos que corresponden a 190 géneros, 39 familias y 376 especies. El estudio se ha llevado a cabo en los robledales de los parques naciones de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Lleida), Ordesa y Monte Perdido (Huesca), Picos de Europa (Asturias), Monfragüe (Cáceres), Cabañeros (Ciudad Real y Toledo) y Sierra Nevada (Granada), zonas que presenta el clima templado que permite una mayor presencia de especies arbóreas de hoja caduca, el hábitat natural más adecuado, según Arnedo, para poder llevar a cabo esta investigación.

Tanto el descubrimiento de estas once nuevas especies como la catalogación tiene una gran importancia dado que la aracnología no posee en España la fuerza de otros países, por lo que todo aporte supone de gran ayuda para lograr un mayor conocimiento de las especies, así como para establecer de manera más clara cuál es su distribución geográfica.