Sostenibilidad

Para generar energía limpia, imitar la fotosíntesis

A través de la fotosíntesis las plantas son capaces de producir sus propios alimentos mediante un proceso químico muy complejo. Grupos de científicos están intentando replicar en sus laboratorios ese proceso. Es lo que se conoce como “fotosíntesis artificial”, la cual se encuentra en fase de investigación, pero que se considera que será útil para poder generar energía menos contaminante. Ciencia y tecnología unidos para pensar maneras de crear energía.

Las plantas, a través de la fotosíntesis convierte la energía solar en energía química y, después, en nutrientes, el CO2 o en clorofila. Este proceso interesa a la comunidad científica en cuanto al agua y los dos elementos que la componen, el hidrógeno y el oxígeno, porque uno de los objetivos de la “fotosíntesis artificial” consiste en imitar el proceso por el cual se descompone el agua en moléculas de hidrógeno y oxígeno del mismo modo que sucede en la fotosíntesis natural. El objetivo es poder usar el hidrógeno formado para usarse en el futuro como combustible en vehículos en vez del petróleo.

El proceso de la fotosíntesis se establece en dos etapas. La primera se denomina “luminosa” y depende de la luz solar, la cual produce una división del agua en hidrógeno y oxígeno. Una etapa que ha sido reproducida en el laboratorio por un equipo de científicos liderado por CIC biomaGUNE, en concreto por el área de Nanobiotecnología del Carbono, cuyo director, Maurizio Prato, detallaba que descomponer el agua en sus dos moléculas es un procedimiento que se puede llevar a cabo con cierta facilidad aplicando energía eléctrica -lo cual se conoce como electrólisis del agua. El problema se encuentra en que se usa mucha energía, más de la que se obtiene del proceso, por lo que en verdad no resulta operativo.

Para más información sobre la fotosíntesis, puedes consultar:

https://www.fundacionaquae.org/wiki-explora/38_fotosintesis/index.html

Por eso el empeño del grupo en copiar a las plantas para lograr dividir el agua en hidrógeno y oxígeno a través de la luz solar, ahorrando de ese modo la energía utilizada durante la electrólisis del agua. El equipo creó un sistema con una antena receptora de luz solar, un cátodo para concentrar el hidrógeno, un ánodo para el oxígeno y un catalizador compuesto por una sustancia que aumenta la velocidad de la reacción química. El objetivo del equipo de científicos es conseguir una fuente de energía limpia y eficiente: se podrían conseguir con ese proceso células solares para generar molécula de hidrógeno.