Innovación

Paneles solares de día y de noche

Científicos han desarrollado un prototipo de dispositivo para unos nuevos paneles solares que tienen una doble función. Por un lado, absorben energía del Sol; por otro lado, enfrían las casas por debajo, absorbiendo el frío del espacio y de los objetos.

Aunque por ahora se trata de un prototipo, estamos ante unos paneles solares de tejado para las casas que pueden resultar muy innovadoras y pueden resolver a largo plazo muchas de las problemáticas energéticas del mundo. Un prototipo que combina dos tecnologías en una sola plataforma de paneles solares.

Al hablar de los paneles solares, más o menos, todos tenemos claro que se trata de absorber energía solar para transformarla en energía. Pero también hay un proceso inverso conocido como enfriamiento radiativo, cuando el calor emitido se escapa y sube a la atmósfera. Todos los objetos pierden calor, aunque no sea perceptible para el ojo humano. Lo normal es que ese calor regrese, pero en muchos casos se pierde en el espacio. Esto significa que esos materiales se enfrían por debajo de la temperatura del aire, lo cual explica porque los objetos en ocasiones están fríos incluso cuando no lo hace. Un suceso que científicos han encontrado como un método susceptible de ser usado para enfriar los edificios evitando los gases de efectos invernadero emitidos por los aires acondicionados, cuya presencia ha ido en aumento de manera considerable en los últimos tiempos.

De esta manera, como publicó recientemente el diario Joule, científicos han creado ese prototipo de paneles solares que funcionan, por un lado, de la manera tradicional a la hora de recoger energía solar para calentar, pero, debido a que se ha introducido un doble dispositivo en la parte baja de los edificios, se puede absorber el calor producido por el enfriamiento radiativo y que se no escape. El doble dispositivo, entonces, puede mantener al mismo tiempo tanto calor como frío.

Se trata todavía de un prototipo a una escala pequeña, pero abre el camino hacia un uso de la tecnología para evitar los gases de efecto invernadero. Es decir, hablamos de una innovación que puede aportar una clara solución sostenible sin evitar, por ello, restar necesidades, en este caso, doble, dado que ayudaría a mantener el interior de un inmueble en una temperatura estable que no requeriría, sobre todo, el uso de aire acondicionado.