Innovación

Llega la revolución 5G

La tecnología 5G comenzará este año a implementarse a nivel mundial con una mayor velocidad, capacidad y penetración que la 4G. Está llamada a ser la nueva revolución de la industria de las telecomunicaciones, la cual, en los últimos años, ha modificado la forma en la que se ha transferido la información y la manera de comunicarse de las personas. Ahora, estamos ante un paso más en este sentido.

Aunque las redes estarán listas de manera completa para el 2020, a lo largo del 2019 la tecnología 5G se irán introduciendo poco a poco con el objetivo de ofrecer mayor velocidad y capacidad en una era del Internet de la Cosas (IoT) en la que todo está conectado. La imagen casi futurística de la ciudad conectada, comienza a ser una realidad mucho más cercana.

Los beneficios de esta nueva generación de tecnología red se encuentra en una mayor velocidad en comparación con la actual 4G, con velocidades máximas de gigabits por segundo y velocidades sostenibles en cientos de megabits por segundo. Por otro lado, es muy relevante en cuanto a la latencia, dado que recudirá el tiempo que transcurre entre el momento en el que se envíe un mensaje desde un dispositivo red hasta que se obtenga respuesta. Esto es de gran de relevancia en cuanto a las aplicaciones de la IoT, por ejemplo, o de los vehículos autónomos, si bien en este caso, la gran mejora en cuanto rapidez puede que hasta 2021 no obtenga su rendimiento pleno.

Entre 2019 y 2020 se estima que la tecnología 5G supondrá tres grandes avances. Por un lado, se logrará una verdadera conectividad móvil para los smartphones. En segundo lugar, se podrá conectar dispositivos menos móviles a otros dispositivos mediante WiFi. Y, por último, surgirán dispositivos de acceso inalámbrico a través de antenas de manera permanente que permitirán a empresas y viviendas particulares tener banda ancha sin necesidad de cable.

Además, por ejemplo, de propiciar nuevos procedimientos quirúrgicos o transportes más seguros, se podrá lograr con el tiempo una masificación de otras tecnologías como la realidad virtual o la realidad aumentada, y a nivel de usuario permitirá un mejor uso del streaming en alta definición, con un rendimiento mucho mayor a la hora de retrasmitir en directo desde los móviles todo tipo de acontecimientos.

Aunque en estos momentos la llegada del 5G presenta problemas de adaptación de las líneas y su implementación de manera masiva, así como la adecuación de los operadores a esta nueva tecnología, lo cierto es que se encuentra ya en proceso irreversible para convertirse en la nueva tecnología que conseguirá esa conectividad cada vez más global que, en cierta manera, ya experimentamos. La 5G parece ser que se convertirá en el siguiente paso. No se sabe si definitivo.