Sostenibilidad

La Naturaleza tiene la respuesta a los retos del agua

Autor: CC0 Creative Commons

La respuesta está en la Naturaleza. Con este lema, el Día Mundial del Agua de este año nos invita a comprobar cómo muchas soluciones a la escasez, falta de conservación o calidad del agua están en la propia naturaleza. En esta página especial sobre el Día Mundial del Agua 2018 puedes encontrar información sobre esta fecha tan señalada.

Los ecosistemas dañados afectan a la cantidad y la calidad del agua disponible para el consumo humano. En la actualidad, 2.100 millones de personas viven sin agua potable en el hogar lo que afecta a su salud y calidad de vida.

Las soluciones basadas en la naturaleza tienen el potencial de resolver muchos de los desafíos actuales relacionados con el agua. Necesitamos hacer mucho más con la infraestructura ‘verde’ y armonizarla con la infraestructura ‘gris’ siempre que sea posible.

Algunos proyectos nos dan una visión concreta de lo que significan las soluciones basadas en la naturaleza: conservación de los humedales; restauración de bosques, praderas y humedales naturales; reconexión de los ríos con las llanuras inundables; o creación de franjas de protección vegetal a lo largo de los cursos de agua son ejemplos de soluciones basadas en la naturaleza que facilitan la gestión de la disponibilidad y la calidad del agua.

Proyecto de mujeres protectoras del manglar en Costa Rica

El gobierno de Costa Rica ha propiciado la creación de cooperativas de extracción de moluscos, compuestas mayoritariamente por mujeres, que han facilitado la transición de una actividad que no era reconocida legalmente en el pasado, a constituirse en un grupo de capacitación que ha desarrollado proyectos de reforestación y limpieza de manglares.

Estas emprendedoras iniciaron el proyecto con la recolección de residuos sólidos, crearon un vivero de mangle (un arbusto habitual de los manglares) y recuperaron áreas que no desprovistas de vegetación. El objetivo es que se produjera el equilibrio necesario entre la conservación y el uso sostenible de los recursos, como una solución que les permitiera tener trabajo, sacar un provecho adecuado de los recursos naturales y fortalecer acciones de protección de los recursos marino-costeros.

El manglar es el hábitat de especies en edades juveniles de peces pelágicos y litorales, moluscos y crustáceos. Aproximadamente el 70 por ciento de los organismos capturados en el mar realizan parte de su ciclo de vida en una zona de manglar o laguna costera.

By Fabsiar CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Este ecosistema destaca por su alta productividad y producción de materia orgánica y promueve la biodiversidad, ya que sus raíces sumergidas proveen habitáculo y refugio para una rica fauna de peces, mamíferos e invertebrados.

Los manglares tienen por tanto un alto valor ecológico y económico ya que actúan como criaderos para muchos peces y mariscos. Muchas de estas especies nacen en ecosistemas cercanos como praderas de hierbas marinas o arrecifes de corales y sus larvas y juveniles se desarrollan bajo sus raíces, por lo que son fundamentales para el hombre ya que aseguran la sustentabilidad de la industria pesquera.

Otra de las funciones de los manglares es proteger las costas contra la erosión y las marejadas ocasionadas por los huracanes. Atrapan sedimento y hojarasca entre sus raíces y ayudan a rellenar y recobrar terreno.

Por lo tanto, los manglares desempeñan un papel importante como fuente de recursos para muchas poblaciones costeras. Las mujeres forman parte de una actividad histórica tanto a nivel cultural como socio-económica de Costa Rica y la conservación de un ecosistema sano les permite que todas estas actividades continúen y que se mantenga el desarrollo económico y cultural.

Protección de los Humedales en España

Los humedales son otro ejemplo claro de solución natural y es importante su conservación. En esta infografía de Fundación Aquae se muestra gráficamente su importancia y las razones por las que debemos preservarlos.

En el mundo hay 2.260 Humedales de Importancia Internacional (sitios Ramsar) que abarcan más de 215 millones de hectáreas (2,15 millones de kilómetros cuadrados). En España contamos con 74 humedales acogidos a la Convención Ramsar que ocupan un total de 303.090 hectáreas.

CC0 Creative Commons

Uno de los humedales más populares de España es el Parque Natural de La Albufera, donde invernan casi 75.000 aves acuáticas de 68 especies distintas, pero este lago de agua dulce ha sufrido un importante deterioro durante las últimas décadas debido sobre todo al empeoramiento de la calidad de las aguas.

Para tratar de solventar los problemas se han diseñado “filtros verdes”, y la Confederación del Júcar ha transformado un antiguo arrozal en un humedal artificial que contribuirá a depurar y mejorar el agua de La Albufera. La propia vegetación del fondo de la laguna artificial elimina los excesos de nutrientes y proporciona agua limpia y transparente al final del recorrido.

Otro ejemplo de recuperación es el parque nacional de Las Tablas de Daimiel, un parque nacional español que protege el humedal homónimo. Este humedal es uno de los últimos representantes de un ecosistema denominado tablas fluviales que se forman al desbordarse los ríos en sus tramos medios, favorecidos por fenómenos de semiendorreísmo y la escasez de pendientes.

Las Tablas de Daimiel llevan varias décadas en una situación bipolar: en ocasiones el parque goza de una excepcional salud, no solo para los visitantes que acuden allí con frecuencia, sino también para los vecinos, agricultores e instituciones públicas de la zona. En otras, sin embargo, la falta de agua amenaza el bienestar de su ecosistema, la belleza de su entorno y, en definitiva, la propia supervivencia del paraje.

En 2009 la situación del parque llegó a un punto crítico porque el humedal de las Tablas de Daimiel estaba completamente seco. Además, la turba subterránea del parque ardió en llamas, provocando una situación de emergencia natural.

A partir de entonces fueron varios los proyectos que, liderados y financiados por instituciones públicas y privadas, se pusieron como principal objetivo recuperar el caudal de agua, la fauna y la flora de Las Tablas de Daimiel.

Gracias a estas iniciativas, han sido reforestadas 30 hectáreas de bosque, conservando las especies autóctonas de la zona. Además, en 2011 se llevaron a cabo nuevos trabajos para mejorar la eficiencia en el uso del agua en la zona y la calidad del suelo, lo que permitió aumentar la calidad del agua y que en los últimos años se hayan ahorrado 702 millones de litros de agua.

Otro proyecto a destacar es la intervención preventiva realizada en la bahía de Santander que ha propiciado que lo que podría haberse convertido en una zona postindustrial contaminada e inútil, se haya convertido en un espacio natural de humedales, bosques y campiña de referencia en Cantabria: las Marismas Negras y las Marismas Blancas de Astillero.

El proyecto EcoAstilleroXXI que la ONG Seo/BirdLife ha desarrollado durante estos años ha llevado a cabo acciones de retirada de rellenos de diversos materiales, adecuación de las orillas, regulación de la entrada de agua del estuario, ampliación del vaso de la laguna, revegetación general y eliminación de flora exótica (plumeros, acacias y eucaliptos). También se diseñaron itinerarios e infraestructuras de uso público que permiten actualmente compatibilizar la conservación de sus valores naturales con el disfrute de un nuevo espacio verde periurbano en Astillero.

El broche a este veterano proyecto de restauración ha sido la llegada hasta esta reserva ornitológica de la nutria, una especie desaparecida hacía décadas de la Bahía de Santander.

Plantar y conservar los árboles: aire limpio, absorción de CO2 y mucho más

Los árboles y los bosques desempeñan un papel vital en la regulación el clima, ya que absorben dióxido de carbono. Los científicos estiman que los bosques, incluidos los árboles vivos, la madera muerta, la basura y el suelo, contienen aproximadamente un 50 por ciento más de carbono que la propia atmósfera.

Cuando se destruyen los bosques, se libera su carbono. De hecho, la deforestación representa más del 20 por ciento del dióxido de carbono que los humanos generan, rivalizando con las emisiones de autos, camiones y aviones.

Los árboles cumplen una doble función fundamental para la vida: absorben CO2 y generan oxígeno. Sembrar árboles es sembrar oxígeno, fundamental para la vida: 22 árboles suplen la demanda de oxígeno de una persona al día.

Los árboles retienen agua en el suelo y permiten que se filtre hacia los acuíferos subterráneos. Además, restaurar zonas forestales incendiadas o deforestadas es ganarle la lucha a la desertización y al cambio climático.

Por todos estos motivos, decenas de instituciones y organizaciones desarrollan campañas de plantación de especies. La propia Organización de Naciones Unidas inició en 2008 una campaña denominada El Billón de Árboles. El objetivo original de plantar mil millones de árboles en un año se superó en solo cinco meses. A finales de enero de 2008, se habían prometido casi 2.380 millones de árboles y se habían plantado más de 1.800 millones.

Durante los cinco primeros años de la campaña, se plantaron y registraron 12.585.293.312 árboles en el sitio web de la Campaña de los Mil Millones de Árboles. Desde diciembre de 2017, el objetivo de esta campaña es plantar 3 billones de árboles.

La Fundación Aquae inició su compromiso con la disminución de las emisiones de CO2 en 2014 con su proyecto Sembrando O2, obteniendo el Sello de Registro de la Huella de Carbono en febrero del año siguiente, renovado en 2016 y 2017.

Además, este proyecto ha realizado actuaciones de restauración y repoblación en los municipios de Valladolid, Pego, Zamora y Torrevieja. En total, Fundación Aquae va a plantar en estas zonas más de 7.000 árboles, arbustos y plantas en un total de casi 130.000 metros cuadrados.

Otro ejemplo de soluciones basadas en la Naturaleza es la propuesta de Pedro Medrano, uno de los participantes en la Red Impulsores del Cambio. Su proyecto, denominado Montes de Socios, tiene el objetivo de recuperar y poner en valor los montes comunales, contribuyendo, además, a la diversificación económica, la modernización y la mejora de la calidad de la vida del medio rural.

CC0 Creative Commons

Protección de los lagos, almacenes naturales del agua

Los lagos aportan multitud de soluciones muchas necesidades del hombre: proporciona agua que, una vez tratada, podemos beber; proporciona electricidad con los equipos necesarios y las construcciones adecuadas; ayuda a la agricultura, ya que el agua dulce puede ser utilizada para el riego de los campos; y sirven como atracción de actividades turísticas y recreativas.

Por lo tanto, los lagos son fuente de energía, de actividades lúdicas, turísticas, agrícolas y base de alimentación del ser humano. Además, son fuente de generación de microorganismos y organismos vivos como pueden ser los peces. Son hábitats muy importantes para muchas especies de la flora y fauna de la zona.

Víctor Durán, emprendedor social chileno, lo sabe y, por eso, desarrolla un proyecto para empoderar a las comunidades locales y hace trabajar en conjunto a diferentes sectores para proteger los lagos. Esta iniciativa, denominada Vigilantes de Lagos, también forma parte de la Red Impulsores del Cambio (RIC).

La Naturaleza nos ofrece todas estas soluciones para mejorar nuestro entorno y la cantidad y calidad del agua. Y muchas más: llanuras aluviales, presas de arena, agricultura de conservación, franjas de protección de ribera, aprovechamiento de agua de lluvia y tantas otras opciones que permiten crear lo que se denomina “infraestructura verde” o sistemas naturales o seminaturales que aportan indudables beneficios para el Medio Ambiente.