Sostenibilidad

Lavarse las manos, más allá de un gesto cotidiano

El 15 de octubre, tras una iniciativa que nació en 2008, se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos, jornadas apoyadas por la OMS y cuya finalidad es incrementar el conocimiento de una práctica que previene enfermedades y puede salvar vidas.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 25% de las infecciones respiratorias, como la gripe, la bronquitis, la tosferina, el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Sever) o la neumonía, se pueden evitar con el hábito de lavarse las manos con jabón. Se calcula que cerca de un millón de personas mueren al cabo del año, sobre todo en países en vía de desarrollo, debido a enfermedades que podrían evitarse del mismo modo. Porque hablamos de un gesto, de una acción, que nos puede parecer común y cotidiana, pero que no siempre se lleva a cabo o que, en situaciones particulares, no se puede realizar debido a la imposibilidad de acceso a unas condiciones higiénicas apropiadas.

Incorporar la práctica del lavado de manos con jabón en todos los hogares del mundo podría salvar más vidas que cualquier intervención médica. Para ello, uno de los objetivos de haber establecido el Día Mundial del Lavado de Manos, es luchar para asegurar el acceso a fuentes de saneamiento y agua potable en todo el mundo.

La Fundación Aquae quiere contribuir a ello y conseguir que se haga realidad el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 (Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y saneamiento para todos). Para ello desarrolla proyectos como “Agua para la Amazonía peruana”. En cuatro años ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de cinco mil familias de quince comunidades rurales de Perú. Un proyecto que «además de facilitar acceso a fuentes de agua segura, este proyecto también se centra en la formación y capacitación de la población local en todo lo relativo a la utilización de letrinas», según informó Mariola Urrea, presidenta del Consejo de Estrategia y Supervisión de Fundación Aquae.

En “Agua para la Amazonía peruana”, en coordinación con expertos de educación y salud, también se llevan a cabo talleres de buenas prácticas y se elaboran materiales informativos para explicar el funcionamiento de estas letrinas ecológicas construidas en altura y la forma adecuada de preservar en buen estado estas infraestructuras.