Sostenibilidad

¿Por que hay más gente con móviles que con acceso a inodoros?

El 19 de noviembre es el Día Mundial del Saneamiento, durante el cual las Naciones Unidas invitan a la reflexión sobre la importancia del acceso al saneamiento que, junto al acceso al agua, ha sido reconocido como derecho humano. Un tercio del planeta no tiene acceso a un saneamiento mínimo que permita que se desarrolle como sociedad, de ahí que, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el número 6 en particular, se trabaje para revertir esta situación.

Según la ONU, solo 4.500 millones de personas tienen lavabo de los 7.000 millones que pueblan aproximadamente el mundo. Al año, casi un millón de niños mueren a causa de la diarrea debido a infecciones como consecuencia de un mal saneamiento y déficit higiénicas. La mitad de la población de la India, alrededor de seiscientos millones de personas no tienen acceso a un inodoro. Más de mil millones de personas defecan al aire libre.

Algunas cifras particulares de una situación muy seria que, para muchos, es simplemente algo que tenemos a mano. Pero lo cierto es que hay más personas con acceso a teléfonos móviles que a inodoros.

Un invento que fue de la mano del desarrollo de las civilizaciones pero que no ha llegado todavía a todas partes, de ahí la celebración de un día específico para llamar la atención sobre una problemática tan extendida.

Desde 2012, en Suwon, Corea del Sur, funciona el Restroom Cultural Park, un museo que sirve como homenaje al retrete, con esculturas de heces, retretes tradicionales coreanos, e incluso la célebre escultura de porcelana del famoso urinario con el que Marcel Duchamp cambió el devenir del arte contemporáneo.

Pero además de la muestra física del museo, a lo largo del año se llevan a cabo todo tipo de conferencias y exposiciones particulares sobre la importancia de mantener en condiciones saludables los baños públicos así como la necesidad de un acceso al saneamiento de manera global.