Los bosques, solución contra las emisiones de carbono

La plantación de nuevos bosques y la repoblación de los existentes es una de las mejores formas de capturar CO2, como analiza un estudio. Esto se debe a que los árboles extraen carbono del aire durante la fotosíntesis, que luego almacenan durante largos periodos.

Uno de los puntos más importantes de las discusiones y conversaciones alrededor de la crisis climática se encuentran tanto en la reducción de las emisiones de combustibles fósiles como en capturar carbono. Y una de las mejores formas para lograr esto es la plantación de árboles para crear nuevos bosques, así como en la repoblación de existentes. Se trata de una manera clave de mitigar los efectos del cambio climático, que Fundación Aquae lleva a cabo en su proyecto ‘Sembrando Oxígeno’.

Un nuevo estudio, publicado por Environmental Research Letters, ha demostrado lo anterior de manera científica, si bien era un procedimiento ya aceptado y desarrollado por organizaciones como Fundación Aquae, que desde su proyecto ‘Sembrando Oxígeno’ ha plantado desde 2015 más de 10.000 árboles en España y calculado, compensado y reducido su huella de carbono.

Cómo llevaron a  cabo la investigación

Según los investigadores, los bosques naturales con una mezcla de especies arbóreas son más seguros y estables para absorber y almacenar carbono que las plantaciones dominadas por unas pocas especies, tanto a lo largo del tiempo como en condiciones diversas. Por otro lado, los bosques naturales son mejores para absorber carbono que las plantaciones más uniformes y de rotación corta cuyos árboles se cosechan regularmente.

Para realizar el estudio analizaron los bosques en la India, donde las leyes de conservación han logrado la preservación de los bosques naturales y de los más antiguos. Se comparó la capacidad de ambos tipos de bosque para capturar y almacenar carbono en condiciones húmedas y secas en cinco reservas en una región montañosa conocida como los Ghats occidentales.

Los investigadores analizaron la riqueza de especies arbóreas y midieron la altura y la circunferencia de los árboles. Usaron esta información para calcular el almacenamiento de carbono y la biomasa aérea de los árboles. Las tasas de captura de carbono se estimaron mediante la detección satelital de la actividad fotosintética en un área geográfica amplia.

Mejores árboles para absorber carbono

Los árboles pueden ayudar a abordar el cambio climático al absorber y almacenar dióxido de carbono. Pueden absorber hasta el 20 por ciento de nuestras emisiones anuales de gases de efecto invernadero. Pero, ¿qué árboles hacen eso mejor? Eli Sagor, profesor de extensión de la Universidad de Minnesota en el Cloquet Forestry Center, dijo que no importa. “La madera”, dijo, es buena.

Y eso es lo principal a tener en cuenta. Elija árboles de crecimiento rápido Cuando los árboles extraen carbono de la atmósfera, lo almacenan como madera. Entonces, si está tratando de averiguar qué árboles plantar en su propiedad, considere una especie de árbol de crecimiento rápido, como arce, roble o catalpa. Más allá de las especies específicas que tienden a crecer más rápido que otras, se vuelve bastante complicado averiguar qué árboles crecerán más rápido en un área en particular. Eso depende de muchos factores: suelo, condiciones del sitio, clima local, etc.

Como resultado, encontraron que los bosques naturales tienen una mayor estabilidad a la hora de capturar carbono a lo largo de los años. Sin embargo, bosques con plantaciones de especies como la teca y el eucalipto mostraban una menor capacidad de almacenaje, incluso presentando un importante porcentaje.

Conclusión del estudio

Los modelos climáticos muestran que el calentamiento global empeorará las sequías. Por eso la capacidad de los bosques naturales para absorber carbono, incluso durante las estaciones secas, será muy importante. Una lección, según los autores del estudio, de gran importancia de cara a tomar decisiones medioambientales y en la lucha contra el cambio climático.

Una mayor estabilidad de la captura de carbono en los bosques naturales es una de las razones por las cuales se debe proteger y regenerar tales bosques“, asegura el estudio. Además, supone “ofrecer un impulso necesario para la conservación de la biodiversidad“.

Con nuestro proyecto “Sembrando Oxígeno” vamos a contribuir a la lucha contra el cambio climático.