La huella hídrica, de carbono y ecológica

Huella Hídrica, Huella de Carbono y Huella Ecológica son tres términos de más o menos reciente creación que pueden confundirse, pero no son lo mismo. Sin embargo, están muy conectadas entre sí y, a la larga, tienen como objetivo el proporcionar una serie de indicadores esenciales y relevantes para una mejora en el medio ambiente y en la lucha por un mundo más sostenible que puede mitigar el cambio climático.

Las tres “huellas”, la hídrica, de carbono y ecológica, miden elementos diferentes, pero presentan, con leves diferencias, indicadores que conducen a tomar decisiones muy parecidas. Al fin y al cabo, ciertos usos que producen contaminación están relacionados tanto con el consumo del agua y la cantidad de ella que se requiere, la emisión de CO2 o con el impacto ecológico. Se pueden, por tanto, tener en cuenta tanto a modo individual como pensar en ellas dentro de una mirada conjunta. Sus indicadores son generales y particulares, se adaptan a un país, una localidad o región, a una organización o empresa, o a todos los individuos.

Huella hídrica

El investigador John Anthony Allan, del King’s College de Londres, acuñó en 1993 el concepto “Agua Virtual”. Con ella definía el volumen de agua necesaria para la elaboración de un producto o para facilitar un servicio particular.  En 2002, fue cuando, a partir de la idea anterior, nació el concepto de “Huella Hídrica” gracias a los investigadores Arjen Hoekstra y Mesfin Mekonnen. De esta manera sentaba las bases para una investigación que ha dado pie a la Water Footprint Network o la de la ISO 14046. Ambas trabajan para comunicar la relevancia de la Huella Hídrica para conseguir información e indicadores sobre el consumo real del agua y su uso.

La Huella Hídrica de un producto se define como a partir del volumen de agua consumido tanto de forma directa como de forma indirecta para su producción. Por tanto, se tiene en cuenta tanto las fuentes acuáticas subterráneas como superficiales y toda el agua que se ha empleado para la producción y distribución de dicho producto. Indicadores que hacen pensar que el agua que gastamos no es solamente la que ocupamos para ducharnos, preparar los alimentos o beber, sino que todo aquello que consumidos requiere de agua para su producción.

Huella de Carbono

La Huella de Carbono es un indicador a través del cual se mide la producción de gases de efecto invernadero (GEI). Este se produce por actividades como la producción de energía, quema de combustibles, o la generación de metano. De aquí se deriva que el impacto sobre el medio ambiente se mide en toneladas de dióxido de carbono.

Esta medición o indicador de la huella de carbono tiene como objetivo el llegar tanto a individuos particulares como a empresas o gobiernos. Conciencian de la necesidad de políticas de uso que potencien la reducción de los niveles de contaminación en el proceso de producción y de consumo. De hecho, existe un certificado de la huella de carbono que reconoce a las empresas, organizaciones o fundaciones su trabajo en la reducción.

A este respecto, hay que destacar que Fundación Aquae ha obtenido el triple Sello ‘Calculo+Compenso+Reduzco’, convirtiéndose en la primera fundación de ámbito privado en contar con dicho sello, el cual otorga la Oficina Española del Cambio Climático (OECC) del Ministerio para la transición ecológica que distingue a aquellas organizaciones que calculan la emisión de dióxido de carbono (co2) y cuentan con un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), calculándolas y compensándolas.

Huella Ecológica

El término Huella Ecológica, que por supuesto está interconectada con la huella hídrica y de carbono, fue definida en 1996 por Mathis Wackernagel y William Rees en su libro Nuestra Huella Ecológica: reduciendo el impacto humano sobre la Tierra, la cual resumían como “una medida de la carga impuesta por una población en particular a la naturaleza”. Así, la Huella Ecológica es un indicador o herramienta que sirve para medir, estimar y evaluar el impacto que sobre el medio ambiente producen las actividades que realizamos teniendo en cuenta los contextos específicos y las condiciones particulares. El objetivo es mostrar las necesidades humanas y compararlas con lo que el planeta es capaz de proveer. Sin embargo no hay que olvidar que hay que tener en cuenta su capacidad para luego poder regenerarlo.

Porque la naturaleza, en toda su extensión, proporciona al ser humano los recursos necesarios para poder vivir. Sin embargo, en la actualidad sobrepasamos ampliamente los límites de los recursos y su capacidad para renovarse. Este efecto es conocido como resilencia, por lo que la Huella Ecológica ayuda a mediar esos límites de la Tierra y de sus recursos. Así sabremos cuánta naturaleza tenemos y la cantidad que usamos para poder tomar medidas al respecto.