Curiosidades de la Langosta Marrón o Herreña

De mayor tamaño que la langosta común, este crustáceo de fondos someros habita entre las grietas de las rocas marinas. El caparazón de la langosta marrón tiene el mismo color que los relieves de las rocas que constituyen su hábitat y que, al mismo tiempo, son el lugar preferido por los buceadores para capturar a una especie seriamente amenazada.

No sólo con el mismo colorido sino con los mismos relieves de las rocas, parece hecho el caparazón de la langosta marrón o herreña. Aunque es el asombroso azul que vemos en su cabeza y bajo la cola, el que mejor la distingue de las otras langostas.

A su vez, y regresando a una de sus principales señas de identidad, el caparazón de esta langosta tropical puede alcanzar los 40 cm de longitud y está cubierto dorsalmente de espinas y espínulas, mientras que sus extremidades destacan por contar con líneas blancas muy perfiladas. La langosta herreña tiene una coloración pardo-rojiza que está cubierta de lunares claros distribuidos por cada una de las partes de su cuerpo.

Conocida científicamente como Panulirus echinatus, y de mayor tamaño que la langosta común, nos encontramos ante una especie que está amenazada por la pesca debido a que la calidad de su carne es muy apreciada en la gastronomía. Este es solo uno de los diversos motivos que han provocado que sus avistamientos hayan disminuido en un elevado porcentaje durante los últimos años.

¿Dónde vive la langosta marrón?

Sale de noche y se refugia de día en las cuevas, donde se han llegado a contar veinte langostas marrones juntas. De hecho, es bastante habitual verlas en compañías de otros ejemplares. En este sentido, la langosta marrón es una especie bentónica que se desenvuelve a la perfección en fondos rocosos que oscilan entre los 5 y 25 metros de profundidad.

La langosta herreña, una especie de fondos someros, está distribuida por las islas atlánticas (restringida a ellas), entre las que se encuentran las islas Canarias, Cabo Verde, Santa Helena o las situadas en el noreste de Brasil. Este crustáceo decápodo únicamente se ha visto en nuestro país en algunas zonas muy concretas del archipiélago canario como son las islas occidentales o El Hierro, Reserva de la Biosfera por albergar una gran riqueza paisajística y valiosos hábitats marinos. En ambas zonas los fondos marinos (abruptos) son los más apropiados para el desarrollo de la langosta común. Sus poblaciones, cuyo número de individuos continúa reduciéndose año a año, se encuentran muy restringidas y localizadas.

¿Qué come la langosta herreña?

Su dieta se basa fundamentalmente en pequeños invertebrados y carroña.

Por otra parte, el macho es más grande que la hembra pero caminan igual con sus diez patas con las que reptan por las rocas. Son estas mismas rocas el lugar favorito de los buceadores o submarinistas para proceder a la captura de la langosta marrón. La pesca ilegal de langosta marrón está prohibida en las islas Canarias, hasta el punto de aparecer esta especie en el listado de especies amenazadas en nuestro país que supera el millar. A ello se podría sumar el acusado deterioro de algunos de sus hábitats por excelencia, como por ejemplo el de la isla de Tenerife.

Por último, a modo de curiosidad, cabe destacar que este tipo de langostas suelen verse en aguas cristalinas y puras.