Fundación Aquae > La tercera Ley de Clarke

La tercera Ley de Clarke

—Según Juan 2:1-11 Jesús convirtió el agua en vino. Presten atención.

El profesor Müller vertió el agua de un bidón en la boca del Convertidor Cuántico, y pulsó un disco verde poniendo en marcha el artefacto frente a su expectante auditorio. Tres minutos después, un aluvión de pollos asados, costillares de ternera y guisos de legumbres comenzó a manar de la máquina.

—¡Milagro! —gritaron los asistentes.

—No —refutó el profesor—. Lo que ocurre es que la ciencia avanzada no se distingue de la magia.

 
Sergio Daniel Gaut vel Hartman