Fundación Aquae > La máquina del tiempo

La máquina del tiempo

Observé un niño que arrastraba una enorme caja de cartón hacia la sombra de un árbol.

—¿Qué haces, ¿necesitas ayuda?

—Solo construyo una máquina para viajar en el tiempo.

—¿Y funciona? — le dije burlándome de su candidez, mientras le ayudaba a instalarla

—Entra y lo verás

¡Qué máquina maravillosa!  El tiempo se fue volando.   Cuando salí de ella, habían pasado varias horas. Yo hubiera creído que solo habían sido unos pocos minutos.
Carlos Alberto Velasquez Cordoba