Fundación Aquae > La insoportable levedad del ser (artificial)

La insoportable levedad del ser (artificial)

Tenía un cuerpo atlético y facciones increíblemente convincentes; sus ojos centelleaban como los de un crío  y sus músculos siliconados se movían con la precisión de un cirujano. Lo habían actualizado con la más reciente versión de software; hablaba un centenar de idiomas, sabía a detalle desde la tabla periódica a la Ley de Enjuiciamiento Civil y tenía la capacidad para hacer cálculos con hasta un millón de variables. Al despertar, observó el mundo, lo analizó y se practicó el harakiri.  
Victor Val Perez