La historia de una raya pidiendo ayuda a unos buceadores

Una mantarraya de alrededor de tres metros se acercó a un buceador para pedirle que le salvase la vida. Una historia tan increíble que no parece verdad, pero lo es. El vídeo en el que se grabó el insólito momento deja con la boca abierta.

Esta historia de una mantarraya pidiendo ayuda sucedió en la costa de Nigaloo, en la parte occidental de Austrial. Allí, Jake Wilton, fotógrafo subacuático, que colabora con buceadores como guía en esa zona, tuvo una experiencia tan única como extraordinaria.

Una historia increíble

Wilton está acostumbrado a bucear rodeado de peces de diferentes especies y tamaños, pero nunca había presenciado algo como lo que experimentó el día en el que una mantarraya de aproximadamente tres meses de longitud se acercó a él y al grupo de buceadores con el que se encontraba Wilton.

En un primer momento, se aproximó al animal para ver qué intenciones tenía y ver de qué manera reaccionaba ante su presencia. Comprobó de manera inmediata que la mantarraya se encontraba tranquila y pacífica y que, incluso, parecía confiar en él. Por tanto, Wilton tomó la decisión de acercarse más y, al hacerlo, la mantarraya se giró como si quisiera mostrar algo al buceador. Y lo que estaba haciendo era mostrarle que tenía un anzuelo clavado en su ojo derecho. Era una clara petición de ayuda.

Un comportamiento insólito

Wilton, entonces, con cuidado, quitó los anzuelos, dado que eran varios, que tenía clavados la mantarraya, la cual dejó que el buceador lo hiciese. Con ello, logró que pudiese tener infecciones graves.

Una experiencia llamativa por esa forma de pedir ayuda por parte de la mantarraya, consciente de la gravedad de lo que tenía clavado en su piel, a buen seguro soportando dolores. También la inteligencia a la hora de solicitar ese socorro y la confianza hacia un ser humano. Un caso que se ha resuelto de manera positiva, pero que pone de relieve los problemas a los que se enfrentan múltiples especies marinas.

El vídeo de Wilton fue publicado hace un par de semanas Nigaloo Marine Interactions, la empresa encargada de la inmersión. Poco después se viralizó. Se cierra con una cita de Ghandi, que afirmaba que la grandeza y progreso moral de una nación se podía juzgar en base a cómo tratan a los animales.

Las mantarrayas están consideradas como uno de los animales más inteligentes del fondo marino.

la mantarraya pidiendo ayuda

Sobre la mantarraya

La mantaraya oceánica gigante, mantaraya gigante o mantaraya oceánica (Mobula birostris) es una especie de raya de la familia Mobulidae. Es el tipo de raya más grande del mundo. Es circumglobal y se encuentra típicamente en aguas tropicales y subtropicales, pero también se puede encontrar en aguas templadas. Hasta 2017, la especie estaba clasificada en el género Manta, junto con la mantarraya de arrecife más pequeña (Mobula alfredi). Las pruebas de ADN revelaron que ambas especies están más estrechamente relacionadas con los rayos del género Mobula de lo que se pensaba. Como resultado, la manta gigante pasó a llamarse Mobula birostris para reflejar la nueva clasificación. Es una especie con grado vulnerable en lo que se refiere a estado de conservación.

La manta raya oceánica gigante puede crecer hasta un tamaño de hasta 7 m de ancho con un peso de aproximadamente 3,000 kg, pero el tamaño promedio comúnmente observado es de 4.5 m. Está aplanado dorsoventralmente y tiene grandes aletas pectorales triangulares a cada lado del disco. En la parte delantera, tiene un par de aletas cefálicas que son extensiones delanteras de las aletas pectorales. Estas se pueden enrollar en una espiral para nadar o se pueden ensanchar para canalizar el agua hacia la boca rectangular grande que apunta hacia adelante cuando el animal se está alimentando.