El Ártico se calienta: entre 3ºC y 5ºC para 2080

Según la ONU, las temperaturas invernales del Ártico se elevarán de 3°C a 5°C para 2050 y de 5°C a 9 °C para 2080, incluso si el mundo cumple con los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París. Estas condiciones devastarían la región y desatarían aumentos globales del nivel del mar.

Naciones Unidas ha publicado un estudio en el que muestra el inevitable aumento de temperaturas en el Ártico, incluso alcanzándose los objetivos del Acuerdo de París. En este escenario, el deshielo del permafrost despertaría a este “gigante dormido” de los gases de efecto invernadero con consecuencias climáticas a nivel global, acelerando aún más el cambio climático y poniendo en problemas a los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura global en 2ºC.

En el mejor escenario posible, que las emisiones globales se detuviesen, las temperaturas invernales árticas aumentarían igualmente de 4ºC a 5ºC para 2100. Un aumento que estaría provocado por los gases de efecto invernadero emitidos hasta ahora, así como por el calor almacenado en la masa oceánica.

El Ártico se calienta y tendrá consecuencias

Los efectos del calentamiento global en el Ártico incluyen; el aumento de las temperaturas, la pérdida de hielo marino y el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia. También es motivo de preocupación la posible liberación de metano de la región, especialmente a través del deshielo del permafrost y los clatratos de metano. Debido a la respuesta amplificada del Ártico al calentamiento global, a menudo se lo ve como un indicador principal del calentamiento global. El derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia está relacionado con la amplificación polar.

El Ártico es especialmente vulnerable a los efectos de cualquier cambio climático. Esto es algo que se ha hecho evidente con la reducción del hielo marino en los últimos años. Los modelos climáticos predicen un calentamiento mucho mayor en el Ártico que el promedio mundial. Lo cual resulta en una atención internacional significativa a la región. Existe la preocupación de que la contracción del Ártico pronto pueda contribuir a un aumento sustancial del nivel del mar en todo el mundo.

El aumento de temperatura en el Ártico beneficiará a las rutas de navegación

Aparte de las preocupaciones sobre los efectos perjudiciales del calentamiento en el Ártico, se ha prestado atención a algunas oportunidades potenciales. El derretimiento del hielo está haciendo que el Paso del Noroeste se más navegable. Hablamos de las rutas de navegación a través de las latitudes más septentrionales. Esto aumenta la posibilidad de que la región ártica se convierta en una ruta comercial principal. Un presagio de la navegabilidad inicial del Ártico tuvo lugar en el verano de 2016. Fue entonces cuando el Crystal Serenity navegó con éxito el Pasaje del Noroeste. Una novedad para un gran crucero.

Conclusiones del informe

Según el informe, para el año 2050, el deshielo del permafrost pondría en serio peligro a cuatro millones de personas. Además, peligraría alrededor del 70% de la infraestructura del Ártico se vería amenazada. “La urgencia de lograr los objetivos del Acuerdo de París se manifiesta claramente en el aumento de temperatura en el Ártico, porque es una de las regiones más vulnerables y de más rápida transformación en el mundo“, ha manifestado el Ministro de Medio Ambiente, Energía y Vivienda de Finlandia, Kimmo Tiilikainen, quien, añade, “necesitamos hacer recortes sustanciales a corto plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero, el carbono negro y los llamados contaminantes climáticos de vida corta en todo el mundo”.

Los datos del informe son reveladores

-Desde 1979 el hielo marino del Ártico ha disminuido un 40%. El aumento de temperatura en el Ártico sigue adelante. Y con la tasa actual de emisiones de CO2, el hielo desaparecerá durante los veranos árticos para el año 2030.

– El derretimiento de los glaciares del Ártico contribuyen a un tercio del aumento del nivel del mar en todo el mundo.

-El permafrost se reducirá, según previsiones del informe, en un 45% con respeto a niveles actuales (incluso si se cumple el Acuerdo de París).

– Estos suelos congelados contienen alrededor de 1.672 millones de toneladas métricas de carbono.

– El deshielo contribuirá a las emisiones de dióxido de carbono y metano. El calentamiento resultante de ello conducirá, a su vez, a un mayor deshielo. Este efecto se llama “retroalimentación positiva”.