Profesores, alumnas y colegios, por las STEM

La igualdad de género es clave para avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa. Con Aquae STEM queremos contribuir a lograr este objetivo fomentando el interés de las niñas por la ciencia y la tecnología.

Impulsando la igualdad de género avanzamos hacia el progreso permitiendo a mujeres y niñas formar parte del cambio. La presencia femenina, en determinados ámbitos de la sociedad, es significativamente menor. Un ejemplo son las STEM, un ámbito en el que a medida que crece la demanda de profesionales, disminuye el interés de las más jóvenes por este tipo de carreras.

Desde Fundación Aquae queremos contribuir a revertir esta situación. La educación forma parte de nuestra línea estratégica y en este contexto, en 2019, creábamos Aquae STEM. Un programa educativo centrado en impulsar el interés de las niñas de primaria en la ciencia y en la tecnología, que se implanta ya en 50 colegios españoles. De estos, 10 se encuentran en la Comunidad Valenciana en donde Fundación Aquae e Hidraqua trabajan para contribuir a reducir la desigualdad de género en las carreras científico-tecnológicas.

Uno de ellos es el CEIP Nuestra Señora de la Esperanza en Crevillent (Alicante) donde profesores, centros escolares y familias aúnan esfuerzos para impulsar las vocaciones STEM entre las más jóvenes.

Formar al profesorado, poner en marcha actividades prácticas y reconocer el esfuerzo de todos los actores implicados es la línea de trabajo que se ha marcado el programa para mejorar las ratios de incorporación de niñas a carreras STEM en un futuro cercano.

“Es un proyecto que se ajusta a los valores del centro, que fomenta la igualdad y la inclusión. Por todo esto, pensamos que es muy positivo trabajar y fomentar la ciencia entre el alumnado”, expresa Ludi Pérez, directora del centro escolar de la localidad alicantina.

Aquae STEM se lleva a cabo en las aulas de 2º a 6º de primaria, con el objetivo de acompañar a las niñas en su formación durante mínimo 3 años para así trabajar en profundidad y despertar en ellas su interés por las materias de ciencia y tecnología.

Aprender manipulando es la premisa de la que parte este proyecto. Esto ayuda a que las niñas se impliquen en las actividades que se desarrollan garantizando así el aprendizaje. Ana María González, coordinadora del proyecto en el colegio alicantino, asegura que esta metodología de trabajo ha sido todo un éxito.

La formación del profesorado: primer paso en Aquae STEM

Pero Aquae STEM no solo impacta en las niñas, también lo hace en su entorno. Así, los profesores son una pieza clave para el funcionamiento de este proyecto. Es con ellos con quienes empezamos a dar los primeros pasos.

A lo largo del curso, se acompaña y se da soporte al profesorado para que sea capaz de dinamizar las nuevas actividades que planteamos anualmente. Cuentan con una plataforma digital donde se unifican recursos y herramientas necesarias para que puedan conducir con éxito el programa a lo largo del año.

Además, los docentes y coordinadores reciben formaciones especializadas para que puedan dotarse de las capacidades necesarias para sacar el máximo partido al programa e incorporar nuevas dinámicas en el proceso de enseñanza con el objetivo de despertar el interés de las niñas y poder virar la dinámica actual para que se acerquen a las STEM sin prejuicios.

“No solo aprenden valores como la inclusión o la igualdad, sino que Aquae STEM también permite que les formemos a través de retos, que de no ser por esta iniciativa no serían posibles abordar en las aulas”, asegura Carmen Mª Más, profesora del CEIP Nuestra Señora de la Esperanza.

Como bien asegura Carmen, con Aquae STEM, las niñas aprenden divirtiéndose y lo demuestra el entusiasmo que transmiten en cada reto que se les plantea. Actuando en los primeros niveles educativos podremos avanzar para que nuestro futuro científico y tecnológico también tenga nombre de mujer.

El valor del agua, en el centro

En ese objetivo por formar los mejores profesionales STEM del futuro, Aquae no quiere olvidar el valor del agua, y como este bien escaso e importante debe ser cuidado. Por eso, las actividades de este año buscan formar en ciencias, pero siempre con una estrecha relación con este recurso tan valioso.

Conocer los principios básicos de la ingeniería hidráulica o utilizar la tecnología para mejorar la gestión del agua son solo algunos de los retos que se les plantean a las niñas de primaria. A través de estas actividades prácticas se busca mostrar que la ciencia y la tecnología son solo un vehículo más para construir un planeta más verde, solidario e inclusivo.

Cada año, para cerrar el curso, desde Fundación Aquae ponemos en valor el trabajo que, durante el curso, realizan las niñas, los maestros y los colegios. Participar y visibilizar el programa es una forma de poner en valor el esfuerzo de todos. Por esta razón, realizamos la ceremonia de premios Aquae STEM con el fin de reconocer la participación, la creatividad y el trabajo en equipo.

Al igual que en Nuestra Señora de la Esperanza, esta iniciativa se desarrolla con éxito en centros escolares de Galicia, junto a Viaqua: Asturias, con Aguas de Avilés; Castilla la Mancha y Castilla y León, con Aquona; y Andalucía, con Hidralia.

En todos y cada uno de ellos alumnas, profesores, coordinadores y familiares se han acercado a las STEM de una forma práctica y amena. La creatividad y la innovación son la base de este proyecto que ya impacta en más de 2.500 niñas. Todo ello con el fin de contribuir a eliminar los estereotipos y la desigualdad de género en la ciencia y la tecnología.