La cantimplora: historia y uso

¿Quién no ha ido de excursión con una cantimplora? Por si alguno no ha tenido esa experiencia, una cantimplora es un recipiente para el agua, que llevas encima cuando sabes que vas a estar un largo tiempo sin poder encontrar una fuente de agua potable.

Aunque la cantimplora pueda parecer un invento reciente, los romanos ya usaban una especie de botijos o botellas de barro para llevar agua. Además de las metálicas o de plástico que muchos hemos usados desde pequeños, otros recipientes muy conocidos son las llamadas calabazas de peregrino, que están hechas con una especie de calabaza que ha acompañado a los humanos en sus migraciones alrededor del planeta.

Calabaza de botella

Lagenaria siceraria es el nombre científico de la calabaza de botella, de forma característica, que se ha encontrado en yacimientos arqueológicos en el continente americano de hace al menos 10.000 años. Es una planta trepadora de la familia de las cucurbitáceas, cuyo fruto una vez seco, puede ser usado como un práctico recipiente. A parte de como cantimplora, otro de sus usos fue el de flotador, adornando las caderas de los bañistas europeos de principios del siglo XX.

También conocida como calabaza de botella,  calabaza de flores blancas, melón largo, frijol de Nueva Guinea y frijol de Tasmania, es una vid, una parra cultivada por su fruto. Se puede recolectar joven para consumir como verdura o recolectar maduro para secarlo y usarlo como utensilio.

Cuando está fresco, la fruta tiene una piel lisa de color verde claro y pulpa blanca. Las frutas de calabaza tienen una variedad de formas: pueden ser enormes y redondeadas, pequeñas y con forma de botella, o delgadas y serpenteantes, y pueden llegar a medir más de un metro de largo. Las variedades más redondas se llaman típicamente calabazas.

Historia de la calabaza de botella

La calabaza fue una de las primeras plantas cultivadas del mundo que no se cultivó principalmente como alimento, sino para su uso como recipientes. La calabaza de botella puede haber sido transportada desde Asia a África, Europa y América en el curso de la migraciónes humanas, o por semillas flotando a través de los océanos dentro de la calabaza. Se ha demostrado que existió en el Nuevo Mundo antes de la llegada de Cristóbal Colón. Debido a que las calabazas de botella también se llaman “calabazas”, a veces se confunden con los frutos duros y huecos del árbol de calabaza (Crescentia cujete), cuyos frutos también se utilizan para hacer utensilios, recipientes e instrumentos musicales.

Cultivo

Las calabazas de botella se cultivan mediante la siembra directa de semillas o el trasplante de plántulas de 15 a 20 días. La planta prefiere un suelo rico en orgánicos, húmedo y bien drenado. Requiere mucha humedad en la temporada de crecimiento y una posición cálida y soleada, protegida del viento. Se puede cultivar en lugares pequeños, como en una maceta, y dejar que se extienda sobre un enrejado o techo. En las zonas rurales, muchas casas con techos de paja están cubiertas con enredaderas de calabazas.

Las calabazas de botella crecen muy rápidamente y sus tallos pueden alcanzar una longitud de 9 m en el verano. Por eso necesitan un soporte sólido a lo largo del tallo si van a trepar por un poste o enrejado. Si se planta debajo de un árbol alto, la vid puede crecer hasta la copa del árbol. Para obtener más fruta, los agricultores a veces cortan la punta de la vid cuando ha crecido de 6 a 8 pies de largo. Esto obliga a la planta a producir ramas laterales que darán flores y producirán más frutos.

Flores de calabaza

La calabaza de botella produce flores blancas que florecen de noche. Las flores masculinas tienen pedúnculos largos y las hembras cortos con un ovario en forma de fruto. A veces, las flores femeninas se caen sin crecer en una calabaza debido a la falla de la polinización si no hay un polinizador nocturno (probablemente una especie de polilla) en el jardín. La polinización manual se puede utilizar para resolver el problema. 

Calabaza de botella como cantimplora en migraciones humanas

El tamaño del polen es de ~ 60 micrones. La primera cosecha está lista en dos meses; Primera flor en unos 45 días desde la siembra de semillas. Cada planta producirá 1 fruta por día durante los próximos 45 días si la planta recibe suficientes nutrientes. Si alguno de los frutos jóvenes no se cosecha, se detendrá la vid o se abortará la formación de nuevos frutos.

Otro material usado en las migraciones para el transporte de pequeñas cantidades de agua, eran las botas de cuero o las cantimploras de cristal, protegidas por cuerdas, esparto, cestos de mimbre, etc. por ser más frágiles.