Fundación Aquae > Historia de una hemoglobina

Historia de una hemoglobina

Érase una vez una proteína llamada hemoglobina, esta fue separada de su padres: el glóbulo rojo y el oxígeno. Los padres no podían estar juntos sin la hemoglobina porque tenía un corazón que los unía, su corazón estaba compuesto de hierro y es lo que mantenía a sus dos padres unidos, los padres fueron a buscar a su hijo por los vasos sanguíneos, la madre por las arterias y el padre por las venas y capilares, el padre sabía donde podría estar, y al final lo encontró jugando con otras hemoglobinas y fueron los tres felices y comieron perdices.
Pablo López Ruiz