Fundación Aquae > Hijo predilecto

Hijo predilecto

Primero se llevó las cortinas, dejando al descubierto el interior de las casas. Luego vació los dormitorios. Ni las camas respetó. Arrampló con armarios y ropas. Cuando reparó en los muebles, cargó contra ellos sin miramientos. Aparadores, estanterías, mesas, lámparas, todo, dejando desnudas las estancias.

Reunida de urgencia la población, se hizo un recuento de daños. Tras un encendido debate, se tomó una decisión histórica: nombrar hijo predilecto a ese fenómeno de la naturaleza.

Miguel Ángel Moreno Cañizares