Fundación Aquae > Gotas de agua

Gotas de agua

En medio de ese país seco, pobre y árido, él despertó feliz porque había logrado soñar con un grifo. Un grifo grande, del cual manaba ese dulce tesoro líquido, para él y su familia.

Qué hermoso... Tenía que repetirlo... Se prometió que esa noche, antes de dormir, en lugar de ovejas iba a contar gotas de agua.

Cada mañana de un brinco me reúno con todas mis hermanas. Somos muchas y salimos todas juntas corriendo sin cesar. Una carrera vertiginosa que no tiene fin, a través de ríos y lagos, mares y océanos... Sólo escuchando el rumorear de todas al pasar, seguimos nuestro curso. Un curso sin tregua, siempre en alerta. A veces acompañadas por muchísimas más que como ángeles bajan del cielo y se unen rebosantes. Y murmurando y corriendo; y saltando y jugando... algunas se esconden por estrechos vericuetos y entonces nunca más nos volvemos a encontrar.