Glosario 
 de la Sostenibilidad

Especie Invasora

Las especies invasoras, alóctonas o exóticas son aquellos organismos, plantas o animales que muestran una elevada adaptabilidad y características dispersivas de rápida expansión en los ecosistemas afectados por ellas, al punto de competir con las especies autóctonas y reemplazarlas en un breve espacio de tiempo. Por su capacidad para dañar la biodiversidad preexistente y realizar cambios drásticos en un ecosistema determinado, las especies invasoras son consideradas ‘ingenieros de ecosistemas’.

Glosario de la Sostenibilidad - Especie invasora

Mapaches, siluros, mosquitos tigres, avispas asiáticas o ranas toros son catalogados como especies invasoras, sin que la totalidad de estas represente una amenaza de igual gravedad para las especies autóctonas.

El Diccionario Panhispánico del Español Jurídico (DPEJ) las define como una «especie exótica que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética», y el Diccionario Inglés Oxford (OED) agrega que estos organismos compiten «con las especies autóctonas y a menudo las sustituyen».

El   (MAAA) establece una precisión sobre el potencial invasor del organismo, reconociendo además de la ‘especie exótica invasora’ (EEI), la ‘especie exótica con potencial invasor’ (EEPI), que es «aquella que podría convertirse en invasora en España, y en especial aquellas que hayan demostrado ese carácter en otros países o regiones de condiciones ecológicas semejantes a las de España».

*

La diversidad de causas de la introducción de especies invasoras tiene, por lo general, un origen común: la acción humana, responsable directa de  los ecosistemas silvestres a las especies invasoras. Este tipo de especies consiguen traspasar las barreras biogeográficas ayudadas no sólo por sus propios sistemas de dispersión, sino por los que la civilización ha puesto a su alcance con el desarrollo de los transportes que, de forma voluntaria o involuntaria, desplazan especies fuera de su lugar de origen hacia ecosistemas donde las especies invasoras carecen de competidores naturales.

En concreto, una especie invasora prolifera en ecosistemas debido al azar y a la fatalidad: eventos climáticos como los huracanes, accidentes como la presencia de polizones en embarcaciones y otros medios de transporte, etcétera. El tráfico de animales y la adopción de mascotas influyen igualmente en el surgimiento de especies no autóctonas; un ejemplo extremo es el vertido de aguas provenientes de acuarios en ríos y lagos. Además, las malas prácticas en agricultura pueden derivar en la expansión de especies exóticas, al igual que el empleo deliberado de estas en jardinería y paisajismo en virtud de su valor ornamental.

*

Según el Real Decreto 630/2010, de 14 de mayo, que regula el ‘Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras’, estos organismos se clasifican en diez grupos, a saber: las algas, la flora, los invertebrados no artrópodos, los artrópodos no crustáceos, los crustáceos, los peces, los anfibios, los reptiles, las aves y los mamíferos.

Este catálogo reconoce más de 200 especies de animales y plantas calificadas de ‘invasoras’, y cabe destacar las siguientes:

  • La rana toro (Lithobates catesbeianus) figura en el ranking de las cien especies exóticas más peligrosas en España.
  • El camalote (Eichhornia crassipes) es una planta proveniente del Amazonas que ha invadido alrededor de 150 kilómetros del Guadiana, en Extremadura.
  • La cotorra de Kramer (Psittacula krameri) y la cotorra argentina (Myiopsitta monachus) están presentes en Barcelona, Valencia, Madrid, Cataluña y Andalucía, con cerca de 4 mil ejemplares reconocidos.
  • Avistados en Mallorca, Palencia y la Comunidad de Madrid, el mapache (Procyon) y el visón americano (Neovison vison), ambos de procedencia norteamericana, suponen una grave amenaza para multitud de aves, invertebrados y pequeños mamíferos.