¿Cuanto es el consumo de agua por persona en Europa?

Aunque el consumo humano representa solo un porcentaje del consumo de agua mundial, su impacto sobre la disponibilidad de este recurso no es menos importante. Un estudio de Eureau realizado en el año 2017 presenta datos esclarecedores sobre el consumo de agua por persona en Europa.

El déficit hídrico es un grave problema que afecta a nuestro planeta, por lo que es importante reducir el gasto de agua por persona. Con el paso del tiempo, los núcleos urbanos se han ido haciendo cada vez más grandes y, con ellos, ha crecido la demanda hídrica así como el consumo de agua por persona y día. El Día Mundial del Agua trata de crear conciencia sobre la importancia de realizar un uso responsable de un bien necesario para la vida que aún no llega a millones de personas en todo el mundo.

En este sentido, por difícil que pueda parecer, más de un millón de personas no tienen acceso a fuentes de agua limpia en Europa. Esto significa que aproximadamente un 2% de la población no carece de un abastecimiento y saneamiento adecuados. Más concretamente, Polonia, Rumanía y República Checa son los países europeos con mayor dificultad para acceder a agua segura.

Dicho esto y para poder entender las medias nacionales del consumo de agua por persona en Europa es preciso hacer una puntualización. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se precisan entre 50-100 litros de agua por persona cada día para garantizar la cobertura de las necesidades básicas. Por ello, la huella hídrica será más elevada cuanto más supere el consumo de agua por persona el umbral establecido por la OMS.

Consumo de agua por persona y día en Europa

La media del consumo de agua por persona es de 128 litros al día, siendo el máximo 200 y el mínimo 50. Destaca especialmente Dinamarca, cuyo consumo de agua por persona se ha visto reducido en los últimos años. Esto ha sido posible gracias a una estrategia basada en dos aristas.

  • Austria: 140
  • Bélgica: 95
  • Suiza: 140
  • Grecia: 185
  • España: 140
  • Polonia: 100
  • Francia: 152
  • Portugal: 175
  • Alemania: 125
  • Dinamarca: 104

Por una parte, Dinamarca tiene precios muy altos del recurso hídrico, lo cual implica un mayor gasto de agua por persona a pesar de que el consumo en litros sea menor. En segundo lugar la apuesta del país danés por disminuir su contribución al cambio climático ha generado una conciencia social sobre la importancia de la sostenibilidad. Un recordatorio de que el consumo responsable de agua empieza en casa pero también depende de las decisiones que tomen las fuerzas de poder de cada país.

 consumo de agua por persona en el mundo

¿Cuál es la diferencia del consumo de agua entre países? 

Teniendo en cuenta las reservas y disponibilidad del agua, podría decirse que el consumo de agua en determinados países europeos es sostenible. Sin embargo, existen algunas regiones europeas donde la escasez de agua es mayor. Este problema azota especialmente a las regiones del sur de Europa, donde el desarrollo de mejoras tecnológicas para hacer un uso más eficiente del agua se ha convertido en un imperativo. Entre otras razones, porque, a pesar de que esta escasez se produce de forma estacional, se trata de un problema que afecta a millones de personas.

Además, las regiones donde hay pocas precipitaciones, alta densidad de población o actividad agrícola o industrial intensiva pueden enfrentarse a problemas de sostenibilidad durante los años venideros. En este sentido, impacto del cambio climático puede poner en jaque la disponibilidad del agua de la que dependemos los seres humanos para sobrevivir.

Uso doméstico vs. uso industrial

A pesar de las diferencias en el uso del agua entre países, se observa una cierta estabilidad temporal en la mayoría de ellos. Sin embargo, Bélgica y Grecia –especialmente este último– han experimentado un aumento de la demanda hídrica significativo en os últimos diez años. Por el contrario, Lituania y Rumanía parecen subsistir con apenas una quinta parte de estos valores. Son datos datos publicados por Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea.

Dicho esto, donde se encuentran mayores diferencias es en el uso industrial del agua. A diferencia del uso doméstico, donde el gasto de agua por persona es relativamente estable, el agua que utiliza la industria presenta grandes fluctuaciones entre los países europeos.