Fundación Aquae > Error fatal

Error fatal

El día anterior a su entrada cambió unos circuitos para asegurar la estabilidad del ordenador muchos años. Tras tantos millones que volcaron su mente allí buscando un lugar idílico, el último que quedaba en el mundo real creyó que, después de tanto tiempo velando por el sistema, merecía vivir en aquel lugar sin dolor ni preocupaciones.

Mientras observaba el cielo azul eléctrico, recordaba los años de soledad al cuidado del gran ordenador.

-Error fatal. Todos los datos almacenados se perderán-

Miguel Ángel García Rodríguez