Río Hamza, el acuífero subterráneo más largo del mundo

El “río Hamza” es el nombre que recibe el que puede considerarse el acuífero subterráneo más grande del mundo. Se encuentra en Brasil y su descubrimiento fue anunciado en 2011.

El río Hamza es un nombre no oficial para lo que parece ser un acuífero subterráneo que fluye lentamente en Brasil y Perú. Tiene aproximadamente 6.000 kilómetros de largo a una profundidad de casi 4.000 metros. Su descubrimiento fue anunciado en 2011 en una reunión de la Sociedad Geofísica en Río de Janeiro. El nombre no oficial es en honor al científico indio Valiya Mannathal Hamza, del Observatorio Nacional de Brasil, quien ha realizado investigaciones en la región durante cuatro décadas. El “río” Hamza y el río Amazonas forman una instancia geológicamente inusual de un sistema de ríos gemelos que fluye a diferentes niveles de la corteza terrestre.

Aunque se denomina río, desde su descubrimiento, se ha cuestionado que lo sea, por lo que es preferible mencionarlo como un acuífero. En el Amazonas el agua se transporta por tres tipos de ríos: el Amazonas, el vapor de agua que circula en la atmósfera y de forma subterránea. Valiya Hamza y Elizabeth Tavares Pimental, del Observatorio Nacional Brasileño, presentaron en 2011 un estudio en el que mostraban que este “río” está compuesto por el agua que se mueve a través de rocas porosas a una velocidad de centímetros por año y, por tanto, no puede fluir de manera convencional.

Hamza y Tavares descubrieron este fenómeno a través del estudio de los datos sobre temperatura obtenido en distintos pozos en el Amazonas. A través de modelos matemáticos relativos a la diferencia en temperatura del agua en movimiento, calcularon que el agua debía estar moviéndose hacia abajo. Se movía para, después, fluir de manera horizontal en una profundidad que establecieron en kilómetros. El movimiento que se producía era de oeste a este, lo cual indicaba que la trayectoria que seguía era la misma que el río Amazonas.

Geología del “río Hamza”

Varios factores geológicos han jugado un papel vital en la formación y existencia de estos cuerpos de agua subterráneos. Las rocas sedimentarias porosas y permeables se comportan como conductos para que el agua se hunda a mayores profundidades. Las fallas con tendencia este-oeste y la topografía kárstica presente a lo largo del borde norte de la cuenca del Amazonas pueden tener algún papel en el suministro de agua al “río”. Si las rocas impermeables detienen el flujo vertical, el gradiente de oeste a este de la topografía lo dirige a fluir hacia el Océano Atlántico.

A diferencia del acuífero subterráneo Hamza, el río subterráneo de 153 km de largo en la península de Yucatán en México y el río Cabayugan de 8.2 km de largo en el Parque Nacional del Río Subterráneo de Puerto Princesa en Filipinas han surgido gracias a la topografía kárstica. El agua en estos lugares ha disuelto la roca carbonatada para formar extensos sistemas fluviales subterráneos.

Hamza y el Amazonas

Hamza y el Amazonas son los dos principales sistemas de drenaje de la cuenca del Amazonas. El caudal informado del Hamza, de aproximadamente 3.000 metros cúbicos por segundo, es el 3% del del Amazonas. Corre de oeste a este, a unos 4.000 metros por debajo de la superficie de la Tierra, y sigue aproximadamente el camino del río Amazonas. El Hamza nace en los Andes y desemboca en el Océano Atlántico, en las profundidades de la superficie. Su propia agua tiene un alto contenido de sal. Fluye desde las estribaciones andinas hasta la costa atlántica en una dirección casi de oeste a este como el río Amazonas.

Una combinación de datos sísmicos y variaciones anómalas de temperatura con la profundidad medida en 241 pozos de petróleo inactivos ayudó a localizar el acuífero. Excepto por la dirección del flujo, el Amazonas y el Hamza tienen características muy diferentes. Los más obvios son su ancho y velocidad de flujo. Mientras que el Amazonas tiene 1 kilómetro a 100 kilómetros de ancho, el Hamza tiene 200 kilómetros a 400 kilómetros de ancho. Pero la velocidad del flujo es de 5 metros por segundo en el Amazonas y menos de 1 milímetro por segundo en el Hamza.

Un caudal extremo para un acuífero subterráneo

El “río Hamza” se encuentra a 4.000 metros de profundidad bajo el río Amazonas y su caudal se estima en una longitud de 6.000 kilómetros, lo cual lo situaría tras el Amazonas, el Nilo, el Yangtsé y el Mississippi, el Hamza en el ranking mundial de ríos. El movimiento del Hamza es muy lento: 50 metros al año, frente, por ejemplo, a la velocidad media del Amazonas de 1 metro por segundo. Su cuenca tiene aproximadamente 400 kilómetros de ancho, cuatro veces más que el Amazonas. Su flujo arranca de forma abrupta con una caída de 2000 metros en la región de Acre, en los Andes. Este “río” desembocando en el Océano Atlántico, muy cerca de donde también lo hace el Amazonas.