Fundación Aquae > El cometa

El cometa

“Es mal augurio, calamidad”. Pero juraría haber visto la Vía Láctea en sus ojos.

Como todo lo sublime, era esporádico, compartiéndose sólo a quienes sabían dónde mirar. Como aquel fenómeno astronómico, hermoso, tan inusual que dejaba maravillado y exhausto. Me atraía y me liberaba cada vez.

No busco más en lo palpable. Cierro los ojos y me resuelvo a regresar a ese instante. No puedo evitar levantar la mirada ciega en la oscuridad.

Aún a veces puedo percibir la estela de su sonrisa ausente.

Angélica Ortiz Guerra