Fundación Aquae > El arroyo

El arroyo

Un arroyo se secó, los animales fueron hasta otro y recondujeron parte del agua.

Las lombrices se quejaban al quitarles tierra y cambiaron el rumbo.

Los castores quisieron talar robles, pero pensaron en las ardillas y los bordearon.

Un mirlo quiso saber por qué se había secado el viejo río y voló alto. Miró hacia un pueblo, los habitantes desviaban el agua. No habían pensado en los animales que lo necesitaban. Ellos respetaron a todos con la excavación y no había sido tan difícil.

Leyre Risco García