Aire limpio por un planeta sostenible: Día Internacional del Aire Limpio

Nuestro modo de vida determina la forma de conservar nuestro planeta. Y es que las acciones que llevemos a cabo en el suelo, repercutirán, en mayor o menor medida, en el cielo. Desde Fundación Aquae nos sumamos a la celebración del Día Internacional del Aire Limpio de la mano de Mónica Fernández-Aceytuno. La escritora y bióloga nos da algunas claves para mantener sano nuestro entorno natural y contribuir así a mejorar la calidad del aire.

Es hora de aunar esfuerzos para construir un futuro más verde, y el aire es precisamente uno de los recursos naturales que debemos proteger. Tras el creciente interés por mejorar su calidad, la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 7 de septiembre como el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul. Y es que, como expresa Mónica Fernández-Aceytuno, el color del cielo también influye en nuestra salud.

Esta celebración se inició en 2020, momento en el que comprendimos que un aire contaminado transmite de forma más rápida y fácil las enfermedades respiratorias. Y es que, actualmente, la mala calidad del aire es un problema mundial que afecta, particularmente, a aquellos países en desarrollo donde los niveles de contaminación superan todos los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Crear conciencia y facilitar la acción en favor de mejorar la calidad del aire como parte de los objetivos establecidos en la Agenda 2030 son algunos de los propósitos de este día. “Debemos asegurarnos de que todas las personas tengan acceso a un aire limpio, independientemente de su situación geográfica o socioeconómica. Para hacer eso, el mundo necesitará tomar medidas decisivas y urgentes”, explica Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas por el Medio Ambiente.

Aire saludable, planeta saludable: Día Internacional del Aire Limpio

En 2020 se celebraba por primera vez este Día Internacional del Aire Limpio bajo el lema “Aire limpio para todos”, mientras que en 2021 se pone el foco en los efectos de la contaminación del aire en la salud, especialmente durante la pandemia de la Covid-19. Por ello, el lema escogido este segundo año es “Aire saludable, planeta saludable” y busca destacar el vínculo existente entre la contaminación atmosférica con otros temas relevantes como son la lucha contra el cambio climático o la proliferación de enfermedades.

Naciones Unidas estima que cerca del 92% de la población mundial está expuesta al aire contaminado, causando la muerte de aproximadamente 7 millones de personas cada año. Si no se pone fin a esta situación, se estima que el número de muertes por polución ambiental aumente en más de un 50% antes de 2050.

A pesar de estos dramáticos datos, fue con la pandemia mundial de la Covid-19 cuando este problema paso a primer plano. Y es que se encontraron evidencias claras de que la contaminación del aire podría ser un aliciente en la transmisión del virus. Por esta razón, en este 2021 y a través del Día Internacional del Aire Limpio, se busca concienciar a la población mundial de que conseguir un aire saludable, para evitar enfermedades como la Covid-19, es un objetivo común que todos debemos perseguir.

¿Qué podemos hacer para mejorar la calidad del aire? 

Respirar aire limpio es una forma de purificar nuestro cuerpo. Hacerlo bajo un cielo azul solo es una señal de un entorno libre de contaminantes. Sin embargo, son nuestras acciones las que determinarán la calidad del aire que respiramos cada día. “Lo que hacemos en el suelo repercute en el cielo”, así lo expresa Mónica Fernández-Aceytuno. Pero, ¿qué acciones contribuyen a un cielo azul libre de contaminación? Aquí van algunas:

  • Reduce el uso de vehículos privado y opta por el transporte público u otros más sostenibles como la bicicleta.
  • Consume menos y hazlo siempre con productos de proximidad. De esta forma, no solo estarás ayudando al pequeño comercio sino que estarás evitando un transporte innecesario.
  • No despilfarres el agua ni excedas en tu consumo de energía. Ambos recursos están muy vinculados a la emisión de gases contaminantes que no hacen más que perjudicar la calidad de nuestro aire.
  • Fíjate en la producción de los productos que consumen y apuesta por aquellos que lo hagan de la forma más eficiente posible.
  • Evita la quema basuras o cualquier otro tipo de deshecho que pueda emitir gases contaminantes a la atmósfera.
  • Toma conciencia y anima a las personas de tu alrededor a cambiar sus hábitos hacia otros más verdes con el fin de que, entre todos, contribuyamos a mejorar el aire que respiramos.

Desde Fundación Aquae os animamos a poner en práctica desde hoy estas acciones para lograr no solo mejorar la calidad del aire, sino también para cuidar nuestros entornos y preservar la vida de nuestros ecosistemas. Porque es en nuestros hábitos donde se encuentra la clave para conservar y proteger nuestro planeta. Y el azul del cielo solo es un indicador más de nuestra forma de vivir.

Síguenos en nuestras redes y se parte de la solución 💚