Fundación Aquae > Desatinada obcecación

Desatinada obcecación

-Insiste en que no viene.

-¿Se va a perder la final? ¡Majadero insensato! ¿Pero qué demonios está haciendo ahora?

-Ha sacado el tubo de rayos catódicos de la tele y masculla vocablos sobre ánodos, cátodos, cristal líquido y un pedestal de gas.

- ¡Por Heisenberg! ¡Maldito desquiciado! Sigue empeñado en lo de las pantallas planas. Y se va a perder la final por su desatinada obcecación.
Diana Martínez Díaz