fbpx
Fundación Aquae > Blog > De una filosofía de gestión de residuos a una filosofía de gestión de recursos

De una filosofía de gestión de residuos a una filosofía de gestión de recursos

28/03/2019 - Blog - Patricia Moñino Amorós
En su tesis doctoral “Estudio de viabilidad de la incorporación de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORSU) al tratamiento de aguas residuales mediante la tecnología de biorreactor de membranas anearobias (AnMBR)”, Patricia Moñino Amorós parte de que los residuos son un recurso que puede y debe aprovecharse.
Compartir en

El volumen de residuos sólidos urbanos (RSU) y aguas residuales procedentes de actividades domésticas está aumentando drásticamente a nivel mundial como consecuencia del aumento de población y de actividades en las áreas urbanas. El aumento continuo de dicho volumen precisa de innovaciones en el procesamiento de estos. Estas innovaciones se deben sustentar sobre las bases de un nuevo paradigma: de una filosofía de gestión de residuos a una filosofía de gestión de recursos. A través de la recuperación de materiales y de energía, se considera que los residuos son un recurso que puede y debe aprovecharse, siendo esto el concepto de la valorización.

La Tesis Doctoral de la doctora por la Universitat Politècnica de València, Patricia Moñino Amorós, se basa en esta filosofía. El objetivo principal de la misma es estudiar el tratamiento conjunto de las aguas residuales urbanas (ARU) y la fracción orgánica de los RSU (FORSU), aunando los tratamientos para su valorización energética. En concreto, se evalúa la viabilidad del tratamiento conjunto mediante la tecnología AnMBR (Anaerobic Membrane BioReactor), obteniendo como producto el biogás, rico en metano, que puede ser utilizado en motores de combustión para la producción de electricidad.

Para ello, se realizó una caracterización exhaustiva de la FORSU, y mediante un montaje experimental con un triturador de residuos de comida se incorporó la FORSU a una planta piloto AnMBR, de 2000 L de capacidad en la que se realizó un estudio experimental a nivel biológico y un estudio de viabilidad económica. La planta piloto está situada en la EDAR del Carraixet (Alboraia, València) y es alimentada con el efluente del desarenador y la fracción orgánica de los residuos producidos en los restaurantes de la Universidad Politécnica de València.

La caracterización de la FORSU pone de manifiesto una elevada concentración de materia orgánica, cien veces mayor respecto de un ARU típica, con una biodegradabilidad del 70%. Por ello, se espera un notable aumento de la producción de biogás.

En la planta piloto, se llegan a obtener incrementos del 200% en la producción de biogás respecto de los periodos en los que se trata sólo ARU. En este periodo de estudio, se obtiene no sólo la cobertura de los costes de operación de la planta, sino también un pequeño beneficio energético (y económico). Además, el efluente obtenido es rico en nutrientes, y, gracias al efecto de las membranas, no hay presencia de sólidos suspendidos o patógenos, dotando al efluente de una gran calidad, por lo que puede ser utilizado como agua de riego. Además, se cumplieron los límites de vertido de DQO durante todo el experimento.

Los resultados obtenidos en el estudio demostraron que el co-tratamiento de FORSU y agua residual urbana mediante un proceso anaerobio es una buena alternativa para reducir la cantidad de residuos orgánicos, tal y como exige la Directiva 1999/31/CE, con su transposición nacional en el RD 1481/2001, valorizando el residuo como metano. Si a estos resultados observados se les añade el hecho de que un tratamiento por vía húmeda de la FORSU supondría una reducción en el espacio y gestión de vertederos, disminución de costes de transporte de residuos con el consecuente descenso en el uso de combustibles fósiles, este tratamiento es una opción de gran aplicabilidad en futuros espacios urbanos con un mayor compromiso medioambiental.

Accede a la tesis aquí.

 

Sobre el autor

Con las ideas claras desde su juventud, comenzó su carrera estudiando Ingeniería técnica Industrial con el objetivo de incidir en la industria a nivel ambiental, pensaba que los cambios se deben hacer desde dentro, y conocer la industria le ayudaría a desarrollar su carrera en la mejora del medio ambiente. Apasionada por el medio natural, y en especial por la conservación de las aguas, decidió formarse más y más hasta acabar en el mundo de la investigación, continuando con esas ganas de conocer. En su tesis doctoral llevó a cabo un estudio que aunaba distintos problemas ambientales -la contaminación de las aguas y el exceso de residuos orgánicos- y los convertía en una solución: mediante el tratamiento de estas dos corrientes residuales con una tecnología anaerobia de membranas, obtuvo unos prometedores resultados en la valorización de estos residuos como biogás enriquecido en metano, convirtiendo los residuos en recursos. En su tiempo libre, la encontrarás en la montaña o cerca del mar, conociendo nuevos lugares y culturas que le ayuden a crecer a nivel personal y profesional, ya que, para ella, toda vivencia y conocimiento nuevo aporta valor a la persona en todos los niveles.

 

Compartir en