Fundación Aquae > Darse cuenta

Darse cuenta

Aunque el parecido era innegable, llegó a la conclusión de que aquel  ser con el que chocaba todos los días, definitivamente no era de su especie, se movía imitando sus movimientos de forma contraría, por lo que el chocar era inevitable, así que lo mejor que podía hacer era moderar la fuerza con la que lo impactaba.  Cansado de tal afrenta, decidió enfrentarlo con toda su fuerza, después del choque el ser quedó partido en varios pedazos que comenzaron a caer y a hacerlo desaparecer.

Fernando Barba Hermosillo