Fundación Aquae > Cuaderno de bitácora

Cuaderno de bitácora

En el extremo opuesto de la Galaxia, un hombrecillo azul ajustaba en su monitor la señal que recibía de nuestro planeta. Con sus tentáculos anotaba todos los detalles en un cuaderno. Después de estudiar meticulosamente a los habitantes de la Tierra durante cinco años, tenía información suficiente para establecer la primera toma de contacto. Su trabajo había terminado. Tras revisar sus anotaciones cerró el cuaderno, lo metió en el cubo de la basura y apretó el botón desintegrador. Enfocó el telescopio hacia un nuevo punto y comenzó a buscar un planeta con vida más inteligente.

Carlos Pérez Recio