¿Qué es el CP del agua?

El CP del agua es único entre todos los elementos y fundamental para la regulación de la temperatura de nuestro planeta. Descubre su fórmula y por qué es importante para todos los seres vivos.

El CP del agua es una de las propiedades del agua más significativas. Hace referencia a la capacidad calorífica específica, también conocida como calor específico o capacidad térmica específica, que es una propiedad de las sustancias relacionada con la cantidad de energía necesaria para aumentar su temperatura.

qué es el cp del agua

El agua tiene una capacidad calorífica específica muy alta, por lo que para aumentar su temperatura necesita absorber mucho calor por unidad de masa. Por ejemplo, para que 1 kilogramo de agua aumente en 1ºC su temperatura, se necesitan 4.184 J (julios); en cambio, para 1 kilogramo de cobre tan solo se requieren 385 J y, para 1 kg de plomo, 130.

¿Qué es el calor específico?

Para comprender qué es el CP del agua se debe conocer antes qué es el calor específico en general. Este se basa en el concepto de capacidad calorífica, una propiedad extensiva de la materia; por tanto, depende proporcionalmente de la masa o cantidad de materia.

La capacidad calorífica específica se mide en J/(K.kg). Si el cambio de temperatura de una sustancia no supone un cambio de estado, la relación de esta variación de temperatura, la masa y el calor intercambiado se expresa con esta fórmula:

Q = mc ΔT

(Q es el calor; m la masa, ΔT el cambio de temperatura, c el calor específico)

A partir de esa fórmula, para obtener el calor específico, se usa la siguiente:

c = Q/m ΔT

El calor específico difiere según se mantenga constante el volumen de la sustancia (calor específico isocórico) o se mantenga constante la presión (calor específico isobárico), aunque en la práctica esta diferencia se utiliza principalmente cuando se trabaja con gases.

¿Cuál es el valor CP del agua?

En condiciones normales 1 kilogramo de agua necesita 1 kilocaloría para que su temperatura aumente 1ºC, es decir, 1 kcal/°C·kg, lo que equivale a 4186 julios/gramo ºC en el sistema internacional.

El CP del agua es más alto que en cualquier otra sustancia común. Un ejemplo sencillo: si en pleno verano se deja un cubo lleno de agua bajo el sol, esta se calentará, pero no podría usarse, por ejemplo, para cocer un alimento. Sin embargo, si dejas una barra de metal y de hierro bajo la influencia de los rayos solares, al intentar cogerla, te quemará.

Este alto calor específico del agua es consecuencia de los puentes de hidrógeno. Se trata de un tipo de interacción de carácter molecular que se produce entre las moléculas de agua y que resulta tan fuerte que obliga a que sea necesaria mucha energía para hacerlas vibrar y que aumenten de temperatura.

Su importancia para regular la temperatura

Que el agua tenga una capacidad calorífica tan alta es una propiedad muy importante dado que contribuye de forma muy notable a la regulación meteorológica y del clima. Esto se debe a que, al ser muy elevado el CP del agua, las grandes masas acuáticas regulan las fluctuaciones extremas, en particular las temperaturas.

El agua, al variar su temperatura, absorbe o pierde una gran cantidad de calor. Esta propiedad es fundamental para los seres vivos, porque el agua reduce los cambios bruscos de su calor corporal al ser un regulador térmico. Esto se debe a que permite que el citoplasma acuoso sirva de protección y mantenga constante la temperatura.

Por ejemplo, el alto calor específico del agua permite que un lago tenga una temperatura media estable entre el día y la noche. Este efecto tiene repercusiones a mayor escala para océanos y mares, dado que regula las fluctuaciones y rangos térmicos en grandes regiones.

El CP del agua es un factor meteorológico y ambiental fundamental para las zonas costeras e insulares. Las comunidades que viven cerca de grandes masas de agua se calientan y se enfrían de modo más lento, por lo que experimentan cambios de temperatura menos extremas.

Si se tiene en cuenta que el agua oceánica cubre el 70% de la superficie del planeta, la regulación de la temperatura del CP del agua es imprescindible para la meteorología a nivel mundial.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: