Calidris alba: el ave que corre por las playas

En los días invernales se puede observar en las playas del litoral atlántico unas aves que se desplazan velozmente siguiendo los vaivenes de las olas: se trata de la calidris alba. Te contamos las principales características de esta peculiar especie.

La calidris alba es un ave de plumaje bastante pálido que puede verse recorriendo las playas a gran velocidad persiguiendo a sus presas, que son arrastradas por el oleaje. Pertenece a la familia de los escolopácidos y es una especie también conocida con los nombres de playero blanco y correlimos tridáctilo. Su longitud oscila entre los 20 y los 21 centímetros y tiene una envergadura de alrededor de los 40 y 45 centímetros.

 ¿A qué amenazas se enfrenta esta especie?

Su población puede estar sufriendo una reducción grave. La amenaza más importante es la actividad humana, tanto durante su época de cría como cuando se encuentra en las áreas de reposo a lo largo de sus pasos migratorios y la invernada. La caza ilegal y la contaminación disminuyen la posibilidad de conseguir alimento. El cambio climático afecta a las aves migratorias, y la calidris alba también padece sus consecuencias, especialmente debido al aumento de las olas de calor, que ponen en peligro a las crías en sus nidos, y al aumento del nivel del mar, que altera sus hábitats costeros.

¿Qué aspecto tiene la calidris alba?

El adulto del playero blanco tiene un plumaje de color anaranjado oscuro, y castaño en su cabeza, cuello y pecho con delgadas estrías. Las plumas de su parte superior son negras y tienen muescas anaranjadas y blancas. Las de la zona inferior poseen bandas naranjas longitudinales sobre fondo negro, en contraste con el vientre blanco.

El ejemplar adulto no reproductor de esta especie tiene un color gris muy claro, con el borde de las plumas superiores blanco y una mancha oscura. El más joven, en cambio, es algo más oscuro y presenta un cuello amarillento en los laterales y las plumas negras con muescas blanquecinas.

calidris alba

¿Dónde vive?

El correlimos tridáctilo se cría en torno al Ártico, en costas septentrionales de América, Groenlandia y en el norte de Asia. Es una de las aves que efectúa mayores desplazamientos en todo el planeta, dado que inverna en la zona meridional de Sudamérica, África del Sur y tropical e incluso Australia y Nueva Zelanda. También hay invernantes en Europa y en la cuenca mediterránea.

En España, su población aparece dispersa por las costas del Atlántico, en especial en Galicia, Andalucía y Canarias. En la zona mediterránea se encuentra de manera muy reducida en unos pocos enclaves, como el delta del Ebro.

Características principales

  • Hábitat: La calidris alba habita playas exteriores. A veces puede verse en orillas rocosas y, con menor frecuencia, en marismas. Suele ser un ave costera, aunque algunos ejemplares se detienen en las orillas de los lagos.
  • Alimentación: Se alimenta de una amplia variedad de pequeños animales de playa, lo que incluye cangrejos de arena, anfípodos, isópodos, insectos, gusanos marinos y pequeños moluscos; también puede consumir algo de carroña. Cuando pasan el invierno en las costas del sur pueden alimentarse de frituras de maíz y alimentos que las personas dejan abandonados. En la tundra, ingiere sobre todo moscas y otros insectos, además de algunas semillas, algas y hojas.
  • Reproducción: Sitúa el nido en un terreno ligeramente elevado y abierto sobre roca desnuda. La puesta tiene lugar desde la segunda quincena de junio hasta la primera de mayo y consta de tres o cuatro huevos oliváceos o azulados, con motas pardas e incluso estrías negras irregularmente distribuidas. La incubación se prolonga a lo largo de 24-27 días y los pollos se desarrollan en unos 17 días.
  • Migración: La calidris alba lleva a cabo gran parte de la migración a través de vuelos largos, sin detenerse entre una zona de parada y la siguiente. Algunos estudios demuestran que muchos ejemplares regresan a los mismos lugares de invernada año tras año.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: