Galería

Toda una vida

Toda una vida

—El profesor Balzac se quedó toda la noche, ¡ese hombre debe estar loco! Agradecí al celador por su aviso y fui a revisar. Efectivamente, allí estaba el anciano con su melena blanca tendida al aire, su bata llena de manchones y rasgaduras, sus gafas sucias y una probeta en sus enguantadas manos, alzada al aire como si de un trofeo se tratase. —Lo he encontrado, ¡Lo absoluto es mío! ¡Eureka! —Gritó al verme. De sus ojos brotaron unos lagrimones y de inmediato se desplomó, muriendo al instante.

Nick: Camusflaje

0
Votos
26
Vistas
10 Days
de su publicación