Galería

Eureka

Eureka

Arquímides miraba cómo una corneja arrojaba piedras en un cántaro para que el agua que estaba dentro subiese y, así, poder beber. Sorprendido, el físico le preguntó al ave cómo sabía que el agua iba a subir. —Todo cuerpo sumergido dentro de un fluido experimenta una fuerza ascendente llamada empuje, equivalente al peso del fluido desalojado por el cuerpo —respondió, para sorpresa de Arquímedes, la corneja y luego se fue volando. El hombre entonces tuvo que inventar aquello de la bañera, si no nadie le iba a creer.

Nick: Jorgeg

3
Votos
39
Vistas
14 Days
de su publicación